3 de marzo de 2009

IDA Y VUELTA



Cuando viajo hacia la nada encuentro tantos momentos que, muchas veces, creo haberme perdido. Lo único que me queda es el recuerdo y las nubes.
Formas profundas, negras, como en sombras; parece que el chaparrón está a punto de levantar todo el polvo, pero no se desata, está bien arquitrabado y el cielo no llora, no nos deja el consuelo del agua.
Deshago el camino y vuelvo a la nieve, a la sierra, a la espesura. Los sonidos cercanos se hacen profundos y la montaña me recibe erguida, orgullosa, con la cabeza levantada.
Que así sea.

12 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Lo viajes son siempre hermosos, quedan en el recuerdo..

saludos fraternos

un abrazo

Juan Carlos dijo...

Cuando uno sale y se aleja de lo cotidiano a veces hasta es positivo, pero siempre tira la tierra, siempre tiran los tuyos y siempre acaba uno deseando volver.

La foto me "huele" al amigo Manolo ¿no? Parece hecha desde un avión con el ala estorbando en primer plano. Ya he visto que es desde el Calvitero.

Un abrazo.

femme d chocolat dijo...

Bueno, confiemos pues en que por el camino encuentres muchas cosas que te hagn sonreir o que ,cuanto menos,sean agradables

Ya lo arreglé!, por fin te veo ^_^

Señorita Marina, tiene usted un email.Que lo sepa!

BESO ENOOOOOOOOOOOOOOOOOORME

mojadopapel dijo...

Hay otras veces que la montaña te llama, te acoge, te arropa insuflandote oxigeno y desparramando respuestas ladera abajo, no amenaza, simplemente es cambiante como nosotros y ten seguridad que si su estado de ánimo hoy es tormentoso mañana te ofrecerá su claridad.

Ñoco Le Bolo dijo...

desde el umbral...

Viajes sin destino ni origen
pero origen de tímidas lágrimas mudas.
Huellas borradas por lágrimas marchitas. Horizontes perdidos.
Y de repente, trás una amenazadora nube, la roja esperanza.

...y candelas para dar luz cálida.

CristalRasgado & LaMiradaAusente

_____________________________

Ricardo dijo...

Lo de arquitrabado te ha quedado muy arquitrabado.
Saludos

cuarentaydosymedio dijo...

Nunca llueve a gusto de todos…
Pero es que hay días que no llueve a gusto de nadie,
caiga agua o no caiga.
Hay días que no son del gusto de nadie
ni las sequías ni los chaparrones
y lo único que queremos
es estar cada uno en su casa y Dios…
¡Dios sabe dónde estará…!


Besos.
Cuídate mucho
Yo también estoy en ello.

Satine dijo...

aissssssssss, que nos has tenido muy abandonaóssss...

precioso relato...y ahora para tocarte un poquillo la risa floja, te pregunto: y a qué huelen las nubes??????

siempre he imaginado que olían igual que a tierra mojada por la lluvia....

besis

carmensabes dijo...

Querida Marina, fantástica manera de describir una sensación como de esperar y no recibir...cuando parece que va a llegar y no llega...
Seguro que lo que tienes tangible sabrás apreciarlo, y con tu sensibilidad disfrutarlo al máximo...


Un besiño guapa!!!

Marina dijo...

Carmen, guapa, aprecio lo que tengo, más por la ausencia de lo que a veces vamos perdiendo inexorablemente. Valoro cada minuto de mi vida y de mi entorno.

Gracias por venir a verme. Un beso cielo

Satine, querida mia, mi niña, las nubes huelen a fuerza, a coraje, a voluntad y sobre todo a tormenta destinada para los seres humanos, tormenta que borrará todo aquello que queramos borrar y alejar de nuestor entorno, aunque a veces no llueve con suficiente fuerza.
Mil besos lluviosos guapa.

42'5, si los dos estamos en ello, nocreo que haga falta nada más. ¿no crees que juntaremos la fuerza suficiente? La que a tí te sobra, mela quedo y la que yo despilfarro, para tí. La que venga añadida, la reservaremos y la iremos pellizcando poco a poco.

Te debo dos correos que tendrás, prometido. Enorme beso pa tí.

Ricardo, tú que eres un entendido en arquitrabados, tendrás que reforzar los míos que son sólo de palabra. ¿Me harás un dibujo, arquitrabando los arquitrabes que vayamos trabando? ¿Porfa?

Ya era hora de verte, predna, ¿para cuando la nueva cenita...?, ¿En tu casa o en la mía? jajajajaja

Ñoco, hoy me he vestido de rosa... Tal vez mañana saque del cajón un pañuelo rojo y lo anude en la trabilla demi pantalón (en el cuello, me ahogan)
Un Abrazo luminoso para vos.

Mjppl, ¿Te puedes creer que me da un poco de claustrofobia la llanura? no soporto los lugares sin árboles, me aparatosean mucho.
Magnífico tu correo. Estoy para todo, absolutamente para todo lo que tú hagas.
Un rebeso bien regordo.

En mi camino había un café parisino, entré porque me sonó conocido y, ¡de repente! Te encontré a tí, tomando chocolate; mis ojos chispearon y mi sonrisa se iluminó. Tu chocolate es tan dulce que endulzó todo lo que quedaba de día.
Te debo una largo correo y algo más.
G R A C I A S Y R E G R A C I A S.
YO TB TE QUIERO Y NO ES UNA FRASE.
Bsoosososoosossoooooo

Juan Carlos tienes un olfato excelente, la foto me la ha regalado Manolo, como todo lo que le pido, además sin firmar, pero yo lo he puesto en "etiquetas".
La tierra me tira, claro que sí, pero tengo tierra repartida por otros lugares que tiran con mucha fuerza y me atrapan cada poco tiempo.
Un beso paisano.

Un abrazo para tí A. Payés. Los viajes, algunas veces, se cincelan en el recuerdo.

¡OS VISITARÉ A TODOS... SÓLO UN DÍA MAS!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Las montañas que nos recuerdan esa majestuosidad y ese poder que se levanta desde la planicie. Esas nubes que a lo lejos nos recuerdan los cielos blancos y húmedos, que nos permiten esperar algo bueno del tiempo que va a transcurrir y que lloren las nubes.
Saludos

Marina dijo...

Eso Roy, has dado en el clavo : que lloren las nubes.
Un abrazo