17 de julio de 2016

Es tiempo de...





Pajarillos locos, de colores luminosos, hunden sus luces dentro de un mar atrapado en un norte mirando al sur.

Las niñas bonitas, que cantaba el barquero, columpian sus ilusiones al viento, cada vez un poco más alto, más alto…

Mariposas rojas con lunares negros explotan en la boca, recorren tu garganta para llegar ligeras hasta el corazón, pintarle de un rojo esperanza/pasión, llevándote mecida por ese viento cálido hasta un rincón prohibido.

La música mece un cansancio infinito lleno de locos colores luminosos… me suena a pájaros.

Recelo de flores granadas recién cortadas en clavelinas de un fucsia reventón.


Lluvia de hojas en parques abarrotados de niños gritones, insoportables, en las mañanas de sueños insomnes.


***


Texto inspirado en la entrada del blog "El saco de mis pensamientos". Para ella.




15 de mayo de 2016

Las Agujas



El travieso. Sierra de Béjar. Fotografía de Juan Carlos Dueñas.


  Íbamos hacia la cima pespunteando el camino con hilo blanco, recortando los bordes para no sobrehilar, que era fatigoso, casi más que seguir subiendo.

  El pelo se enganchaba  en las agujas de los pinos, mientras los dedales de plata empujaban los ojos de metal en un vaivén continuo de costura precisa.

 Casi estaba lista. Mínimas rectas tras las curvas de grados infinitos. Insolentes escobas con helechos tardíos estorban un trazado ancestral revivido en la memoria de los dedos del sastre.

  Dos puntadas, una más.

 La niebla nos robó, con su abrazo, el camino, cosido con primor a esta tierra, que ya no nos pertenece.



24 de abril de 2016

PERDIENDO RECUERDOS





En el siguiente destello de luz,  no recordaría como pedalear. La bici varada en cualquier esquina,  en algún muelle perdido, sin el sentido del movimiento eterno.  Las ventanas desnudas  de  geranios abiertos, los escaparates deshabitados, las aceras desprovistas de bordillos… el corazón desata el latido acompasado.


En cada radio escondió un pensamiento, en las circunferencias desdibujadas, un instante inolvidable. Toda una vida en el movimiento singular de los pedales.  Al caer el sol, colgados de  una argolla en la pared encalada, aldabones de recuerdos protegían el tándem.



16 de abril de 2016

...y el pelo siempre planchado.





¿Y por qué será que recuerdo ese jersey como si lo llevara puesto en este instante? Las listas de colores, en un canalé que se ajustaba abrazando, defendiendo, amoroso y perfecto.

¿Quién era yo y quién era ella? Su medalla, de comunión, a buen recaudo en el cuello, la mía colgaba de unas algas en el fondo de un río; era nuestro secreto, uno de tantos.

Mis dedos largos, siempre expresivos, sellando un abrazo copiado,  recogido. Yo era ella.

Su gesto, siempre atento, dejando travesuras en mi sonrisa de diablo pequeño. Ella era yo.


Pero ese jersey, ese jersey, que aún llevo puesto…


6 de marzo de 2016

AIR






Sólo fue una canción, apenas una melodía rozada por el viento. Cayó de golpe, sin avisar, sin que nada presagiara el impacto.


Con el arco de su violín trazó la forma  sobre la arena. Comenzó a tocar. En cada nota, a cada vibración, se cerraba el círculo imperfecto y el corazón sonreía.


6 de febrero de 2016

¿Un café?



                                                  Cuadro de Irene Sheri



Vuelven a ser visibles. Limpiaba y tapaba,  sin embargo,  esas horribles manchas rojas reaparecían. Matar a su suegra, no fue complicado, ni siquiera esconderla en la pared. Pero esas manchas… eran  una pesadilla ¡Por dios qué mujer!

El timbre suena con insistencia. La mirilla le chiva que es el nuevo vecino, el que se mudó la semana pasada, el de la furgoneta con un logo… no recuerda bien.

·        -  Hola soy Sergio y ahora vivo en el 5º C. Me preguntaba si podría  hacer una llamada, no me han puesto aún la línea y necesito llamar urgentemente.

Lleva un mono blanco, como los pintores ¡Claro! Ahora recuerda la furgoneta  ¡Sergio es pintor! Una enorme sonrisa se le dibuja en la cara.

Hace café,  pone dos tazas encima de la mesa,  azúcar,  galletas. Entre cucharada y cucharada, mientras le endulza el café le cuenta de sus manchas. 

En media hora la pared está pintada con clorocaucho, una pintura especial que lo recubre todo, ocultando manchas y pecados para siempre.

·        -  Ni una suegra podría poner pegas a este blanco inmaculado, comenta Sergio, orgulloso de su trabajo.

No puede reprimir una carcajada. La suya seguro que sí.




10 de enero de 2016

La Casa Lis





Sentada parecías más alta, el pelo más largo. Mirabas a los lados con la barbilla levantada. Cuando tus ojos se fijaba en un punto, inclinabas ligeramente la cabeza  como interrogando aquello que veías.

Así te conocí, desde el espejo de la pared. Una sonrisa traviesa atrapaba aquel instante que yo no podía ver, quedaba fuera del marco. Algo te hizo reír y encontraste mi reflejo en aquel cristal que no abarcaba todo. Aceptaste el saludo, con un movimiento de cabeza casi imperceptible.


Cuando giré para buscar tu realidad, no estabas.


5 de enero de 2016

FELICIDADES ELENA






Te veo entre las alas de los aviones y las instrucciones de azafatas ajenas.  En el vuelo de una alondra y el despertar de un búho.  Entre las ráfagas de aire y las gotas de lluvia. En las líneas de mi mano que me cuentan tus historias.

Reconozco tu voz en el teléfono antes de la primera llamada. Tus fotos se quedan entre mis pestañas, para recibir tu sonrisa una y mil veces… 

Mientras tus ramas siguen creciendo,  siempre cerca del tronco, con sus propias candelas.

Un año más FELICIDADES hermosa mujer. 

























              Con tu sister                                                                              Tu lado más gamberro


19 de diciembre de 2015

29 de octubre de 2015

CONTRARELOJ





El montón de ropa recién planchada descansaba sobre sus brazos, en una montaña poco equilibrada. Iba repartiéndola por las habitaciones. ¿Qué le faltaba? ¡Ah sí! Cerrar las ventanas del salón, se preveía un fuerte viento. 

Se miró al espejo, ¡ese pelo! Debería haber hecho algo con él, pero ya tenía la hora encima. Antes de salir recogió el bocadillo de Juan, se le había olvidado, esperaba que la portera del colegio tuviera a bien cogérselo. Ya tenía en el bolso las cartas del banco para pasar a gestionar los inoportunos errores bancarios. A las 10 en punto tenía que fichar en el trabajo o le descontarían la hora completa. 

En la puerta  recordó que no había puesto la alarma del despertador a las 10'30, Andrés, su marido, tenía el día libre, quería dormir un poco más, aunque iría al gimnasio antes de comer...¡Ufff, por poco lo olvida!

Ya tarde, cansada de aguantar en el trabajo, llegó a su casa con la sonrisa pintada.

No entendía bien de dónde le venían tantos gritos ¿Qué decían? Algo de una plancha encendida. Se miró al espejo.  Peinó su rebelde flequillo y salió con un portazo. La sensación de libertad le cogió desprevenida.



1 de octubre de 2015

EL LIBRE ALBEDRÍO






Eran todos iguales frente al balón. El padre Pío, miraba orgulloso a sus chavales,  asignándoles un futuro brillante: Aquel de dedos largos sería cirujano, el de los ojos avispados, maestro, el de las piernas largas, futbolista de élite, Jorge, el más despierto, ministro, Carlos, de mirada huidiza... asesino en serie.




Fotografía de J. L. Ríos del blog Andando






20 de septiembre de 2015

MICRORELATO


Fotografía cedida por J.L. Ríos del blog "andandos"

Tomae en su blog TARRACOFERMA nos invita a participar en un certamen de microrelatos , bastante interesante, a partir de esta fotografía. Os dejo el enlace a su blog. Tarracoferma.

Si os surge alguna duda, podéis preguntarme y os informaré. Ánimo y participad!!!


11 de agosto de 2015

LUNA AZUL





Llegó julio del 2015 y con él, el acontecimiento esperado por lunáticos, luneros y lunadores. Finalizando el mes apareció la Luna Llena, algo en sí mismo espectacular, pero mucho más extraño si tenemos en cuenta que era la segunda Luna Llena en el mismo mes. Deseada por muchos y temida por unos cuantos que le llaman traidora; mucho ayuno para pocas viandas, al parecer.


Julián estaba ensimismado intentando que no se le escapara ni un solo movimiento de aquel acontecimiento que no volvería a suceder hasta pasados dos años. Los reflejos plateados en sus ojos fueron, poco a poco, volviéndose agua. Los peces azules saltaban alterados por el fogonazo del flash. La Luna se divertía poniendo estrellas fugaces a su alrededor y sosteniendo la mirada del caballero. Bailaron muy juntos, sus caras pegadas, al compás del nocturno póstumo de Chopin, revivido para la ocasión.


El piano levanta las espumas del cielo y Poseidón, celoso, la esconde tras el velo carmesí del horizonte.



***

Las fotografías son de mi amigo Julián Mateos, quien siempre me hace unos regalos hermosísimos.



24 de julio de 2015

FELICIDADES PROFE



Hace un año, te dejaba aquí algodones de azúcar, el recuerdo de esos pringosos y deliciosos husos de caramelo. Hoy el recuerdo es para ese potrillo desbocado buscando su futuro entre volutas de humo, coca cola y un cronómetro controlando los tiempos.

Los recuerdos están hechos de instantes, momentos microscópicos que  quedan prendidos en el pelo, en la piel o en las pestañas cuando el sueño insiste.

Yo los tengo guardados en un pequeño bolso de paja, junto al ebook y las gafas, esas que nunca encuentro. Los tuyos están por vivir.

Ya he soltado las bridas, ya nada te sujeta. Corre Ana, que nada te detenga, que el aire te acaricie por mí.


26 veces FELICIDADES B.


No puedo resistirme a poner esta foto ;)


12 de julio de 2015

Permanecerás en el viento






Atxuri está en fiestas. Las bandas callejeras tocan canciones de siempre, de esas canciones de madre, cantadas en las celebraciones a gritos. Los “joaldunes”  moviendo en la espalda sus cencerros, danzan con sus vestidos de piel de carnero.

Yo me asomo al balcón y me bebo un “marianito”, sólo uno, hermana, ayer me sentaron fatal los dos que me tomé a tu salud.

Te echo de menos,  más de menos que antes de tener  menos aún.

Y me muevo en ese precipicio peligroso de la pena, el descanso, la serenidad y el dolor. 

Compro una maceta morada, con unas flores moradas muy pequeñas,  ni siquiera huelen, pero son preciosas.  
¿Para qué compras esas flores? Me preguntan. De repente despierto de un sueño que no era el mío. 
No tengo ni idea, respondo y sonrío… le sonrío a ella, dónde quiera que esté.


Atxuri sigue en fiestas.