2 de abril de 2010

FOLKLÓRICA Y APASIONADA

***
***


***
***
Sonaban tambores y trompetas a lo lejos. Adela apresuró el paso, la procesión estaba cerca. Siempre le gustaron las procesiones, desde pequeña. Eran puestas en escena formidables, despliegues fantásticos de formas y maneras. Miles de horas de ensayo. Bandas fuertes, golpeando con contundencia las tripas de los tambores, claquetas y palillos.

Sí, sonaban a lo lejos las trompetas.

Recordaba, con un tremendo escalofrío, cómo de pequeña, un enorme capuchón vestido de blanco y morado, la cogió debajo de su capa y la llevó calle adelante, mientras su hermana pequeña le tiraba de la capa para que la soltase, ¡buena era su hermana pequeña!

Seguían sonando las trompetas, más cerca, mucho más cerca.

Adela nunca quiso entrar en ninguna cofradía, aunque siempre la esperaron… Pero le gustaban las procesiones.
No creía en Dios, ni en la Virgen, ni en los Santos. Las procesiones eran otra cosa.
Todo el mundo marcando el paso, en una conjunción perfecta, impensable para otros menesteres. A golpe de claqueta se paraban los pasos y los Pasos.
El suelo frío acogía gustoso el calor de los pies descalzos haciendo penitencia por… Adela nunca entendió por qué tenían que hacer penitencia los pies, si quienes pecan son los pensamientos y las obras ¡Pobres pies! Pagando culpas ajenas.

Sonaban las trompetas cerca de su cabeza.

Retumbaban los tambores dentro de su cerebro y ella, Adela, siempre se ponía en segunda fila, para que los capuchones blancos y morados no pudieran llevársela debajo de la capa… su hermana pequeña ya no estaba tan cerca.

***
***


29 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Me sorprendió esa vestimenta me recordó al KKK. Yo no voy a procesiones, ya que no me gustan, pero es muy interesante el trasfondo sociocultural que hay detrás de todas esas manifestaciones religiosas.

Felices pascuas para ti.
Saludos

ALEX dijo...

Preciosa instantánea de una salida procesional...y es que tenemos lindos pasos.
Felices pascuas.

Un beso.

Sunsi dijo...

Yo también siento - o no- decir... que no me tiran las procesiones. Entiendo que mucha gente vuelque su fervor estos días en las calles, viviendo intensamente cada Paso, que sea importante formar parte de una cofradía...

Un beso, Marina.

julio dijo...

Yo es que soy un vago para estar esperando y esperando a verlos pasar, pero la verdad es que es todo un espectáculo: el sonar de los tambores, trompetas; el olor a incienso; los penitentes...

He pasado a devolverte el beso que me has dejado en La Jardinera :)

Un beso

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cuántas emociones en ese texto que me recuerdan mi infancia. Aquellas procesiones que ya no son las de ahora.
Besos.

Elvira dijo...

A mí me deprimen las procesiones, pero a la que tú has descrito sí que he acudido con gusto. Besos, guapa!

Anónimo dijo...

Acabas de resumir mis sentimientos en las procesiones,me gusta la mùsica,ver los capirotes como dice mi hija,me pone los pelos de punta el silencio que tanto echo de menos,jeje(niños),pero tampoco entiendo los pies descalzos,el dolor gratuito que se procesan en nombre de alguien a quien adoran pero a quien faltan respeto constantemente,...el otro dia aqui vi una procesion,con una enorme cruz cargada a la espalda,descalzos y con cadenas haciendo penitencia ,mientras un niño le preguntaba a su madre el porque de esa escena tan macabra y la madre no supo responder,pero un abuelito que estaba cerca dijo;eso cariño-es porque se ha portado mal y ese es el castigo que recibe,,jeje,os podeis imaginar la cara del niño viendose asi por portarse mal en casa,angelito!!y yo pensaba para mi:seguro que el que tanto carga y lamenta,el que intenta lavar culpas,cuando llegue a su casa sera el mismo capullo de siempre,eso si,habiendo cargado la cruz y librandose de sus pecados,,en fin que buena es la semana santa que nos da vacaciones en un pais laico,,,,besitos que hoy me enrrolle con las teclas,jaja.
conj 11

Felipe dijo...

trompetas,carracas,pies,capuchones,encogidas,folklore y,en medio,Adela que no cree en lo que dicen que hay que creer.

Y España se convierte en una ingente e hipócrita procesión de cristos y romanos recordando que somos un pueblo infiel en la deidad del compungimiento como agonía de la mentira

Besos

mi nombre es alma dijo...

Es hermoso el fervor colectivo pero no la penitencia llevada a extremos exagerados.

Saludos

Adu dijo...

Un besito desde Praia da Barra, un frio que pela, lluvia, de todo hijamia.

SILVIA dijo...

Joé Marinita!!! Me he emocionado (tú sabes muy bien porqué). me ha emocionado el nombre de la protagonista, los sentimientos, la historia, que seas tu quien la escriba. Para mí, es un cálido y sincero homenaje de hermana pequeña. se lo leeré y seguro que se emociona igual que yo. Aunque lejos (que no tanto), siempre estás junto a ella y me consta. ¡Vaya que si me consta!
¿Y las risas que os echásteis con los comentaristas, qué? Jijijii!!
Un besazo de esos bien gordotes corazón mío, que eres un lujazo de tía, y uno más grande como persona.
Te quiero mucho!!!!!

Marina dijo...

Pues que sepas Silvia, que la historia es cierta...está algo novelada, pero la esencia es toda verdad. Cuando se la leas dale un achuchón de mi parte.

Marina dijo...

Roy. Cierto, los capuchones recuerdan al KKK y los niños se asustan….claro que otros y muy pequeños procesionan con sus padres.
Un abrazo.

Alex. La imaginería es muy buena y es un buen momento para verla.
Un beso.

Sunsi. Yo entiendo a los cofrades. Ya sabes que a mí lo del fervor…pero sin embargo me gusta esta puesta en escena y la historia que cuento es, prácticamente, real. Yo soy la hermana pequeña.

Julio. Hay que esperar, es cierto, y encima, hace un frío que uffff.
He ido por tu casa…volveré.
Un beso

Pedro. He visto en tu blog tus recuerdos y son iguales a los míos…
Un beso

Elvira. Mi procesión es algo más divertida que las reales…Aún miro hacia el suelo y cuento los capuchones descalzos.
Besos hada.

Conj 11. Yo tengo una semana de vacaciones que no creas que entiendo del todo, aunque sabe Dios (y nunca mejor dicho) que la necesito, terminé medio agotada el trimestre…supongo que todo el mundo la necesitaría, por lo cual me siento entre culpable y encantada.
Mil besos corazón.

Felipe. Lo dices de una forma que no admite réplicas. Le diré a Adela que lo entendiste perfectamente. ¡Chico listo!. Un beso

Alma. No me gustan las penitencias, aún cundo no son exageradas. Un beso guapa.

Adu. Deberías haber venido a Béjar. El tiempo es el mismo…pero te habríamos abrazado para que entraras en calorcito.
Besos morenaza.

Isabel Huete dijo...

¡Y yo que no he visto una procesión hasta bastante mayor! Y lo que me alegro, la verdad, porque vaya tortura para un crío, digo yo... Reconozco que es un espectáculo interesante, incluso puede llegar a ser emocionante, pero me parece tan triste y medieval... Parece que nos hubiésemos quedado paralizados en el tiempo. Es triste.
Marina, querida, que sigo sin tener tu e-mail y ya he mandado la invitación para el blog con las aportaciones para el libro de Haití menos a ti y a Mayca, que tampoco lo tengo, ¿me los puedes enviar, porfa?
Besis, corazona guapa.

Marina dijo...

Claro mi cielo, en este momento vuelvo a abrir el correo, busco y mando.
Besos escritora fantástica.

MeTis dijo...

es el primer año en muchos que no voy a la procesión del Viernes Santo.

gracias por al menos traerla a mi recuerdo.

un beso.

Ñoco Le Bolo dijo...


Narcisismo, exhibicionismo... podrían ser algunas claves para la ostentación pública del dolor. ¿Se esconde, también, un arraigado sentido de culpa? No sé. Nunca ha sido, el de los cilicios, un negocio boyante... ni en épocas de crisis, pero continúe la fiesta, que el "pecado" campa entre faldas moradas cuando no púrpuras, entre los que no creen en la cruz que pregonan.... aquellos que alguien llamó sepulcros blanqueados.

bsgns

CristalRasgado & LaMiradaAusente
________________________________

LOLI dijo...

Que bonitos recuerdos !!!
Me ha encantado lo de los pies que pagan la culpa de los pensamientos,muy bueno!!!
Me voy a beber mucha agua que me ha dicho mi hada que beba como una posesa.
TKMMH
BESAZOS

LOLI dijo...

Ñoco tienes toda la razón del mundo,ole y olé!!

LAGUN dijo...

Yo, que no soy de mucho procesionar, sino de pasear, respeto profundamente que aún hoy, en pleno siglo XXI, haya personas que manifiesten su fé procesionando. Es más, me gusta verlas.

Es otro de los elementos de nuestra cultura. De la del presente.

Un beso.

Bretema dijo...

Hola MQL, otro tanto es lo que tienes de arranque.
Pequeña es la hermana, pero qrande para defender e igual de grande para dar cariño.


Menos mal que Dios le dio paciencia, porque si le da fuerza...
pobre capuchon blanco y morado.

Bretema dijo...

Hola MQL, otro tanto es lo que tienes de arranque.
Pequeña es la hermana, pero qrande para defender e igual de grande para dar cariño.


Menos mal que Dios le dio paciencia, porque si le da fuerza...
pobre capuchon blanco y morado.

María dijo...

Bueno mi querida MARINEJA,

con tanta pista como he leído en los comentarios, me parece que esta historia, te toca muy de cerca, o tu mano fue la que tiró de la capa al malvado nazareno o seguro que por ahí va la cosa ¿Eh? ;-)

Mira, yo, salvo por el toque pintoresco y folclórico, como que las procesiones, poco más me dicen. Es verdad, que de cerca a mi siempre me han impresionado, pero igual que me pone la piel de gallina un desfile militar y esas cosas así con mucho estruendo y ceremoniosas. por lo demás a veces hay demasiado fanatismo e incluso hipocresía como dice ÑOCO.

A pesar de lo cual, fíjate, yo, con 15 0 16 años, salí hasta de nazarena, lo que son las cosas. Recuerdo que mi capuchón iba todo torcido y no me cabían los rizos que me asomaban por todos lados bajo él, no sé si Bre estaría por entonces en aquella historia, jajaja. Ahora lo recuerdo y casi me da la risa...¡¡Vaya pintas xD!! pero mira, a mi siempre me ha gustado probar de todo... Bueno, de casi todo ;-)

En fin, que tu entrada, sin decir, dice mucho...El lado folclórico atrayente y el oscuro aterrante e incluso aberrante...

¡¡¡Acabo de llegar de vacaciones!!! ¿Qué tal las tuyas ?...¡ Ya hablaremos, guapísima !!

¡¡Ah, que ya te lo he dicho en mi blog, pero repito!!
Tú, cuando tengas ganas de echarme una regañina como la que supuestamente me has hecho...

¡¡¡¡NO TE CORTES NI UN PELO, MI NIÑA!!!! ;-)


Que te quiero un montón, Bejarana guapa, ya lo sabes de sobra.


MIL BESAZOS ENORMES con capuchón transparente.

la jardinera dijo...

A mí tanta gente tapada, siempre me ha dado miedo. Y es que detrás de una máscara siempre se puede ser quien no se es. Incluso, un penitente.

Todo queda reducido a mero folklore. Visto así, hasta tiene su puntito, esto de las procesiones.

¡Hala, se terminaron ya! Viva las monas de pascua, por lo ricas que están!!

Besicos,

Femme d chocolat dijo...

La verdad es que seas creyente o no ( a mí me refiero) el espectáculo y vibraciones que se forman en torno a este fenómeno son difíciles de igualar. Mi lectura de la "Semana Santa", por creencias personales, es bastante peculiar, pero he de decir que -guerrera y exagerada- como es esta tierra en la que vivo ahora ( Aragón) , las procesiones aquí son algo digno de ver y que recomiendo a todo el mundo; no por nada están incluídas dentro de la denominada "ruta del tambor y el bombo" . El sonido que se crea y retumba por sus calles es algo que envuelve toda la ciudad. A quien le guste una Semana Santa realmente sobrecogedora y diferente, o, porqué no decirlo : quien no "crea", pero tenga un alma """guerrera""" o rockera, no puede perdérselas. Más de un Iron Maiden de turno se quedaría con la boca abierta ante el espectáculo . La rompida de la hora en Calanda, y sus distintas réplicas ( aquí tenemos cofradías con toques muy parecidos) son algo que no tiene parangón.

.. Por una Semana Santa que emociona hasta la médula ... yo brindo... a lo heavy metal - eso sí- ,desde mi rinconcito en tu árbol ^_^

Mil besos cariño ( a ver si esta semana ando menos loca y te puedo llamar un segundín, porque llevo unos días que vamos... hasta el gato me mira con cara de ""traidoraaaaaaaa", no me haces caso!" , Y AHORA TENGO MALA CONCIENCIA, JOPÉ, JAJJAJA)

Besos, besos

Cris (V/N) dijo...

Preioso texto, como siempre, felicidades, y me quedo también con el comentario de Ñoco, verdad como un puño :) Besos Marina!!!

Manolo dijo...

La hermana pequeña de Adela sólo está lejos en kilómetros, muchos. La hermana pequeña de Adela sigue cerca de ella en su pensamiento y su amor.
Besos.
.
puntosdevista_____________

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Ay, si las procesiones no fuesen otra cosa, ¿eh, tú?


Un beso, pom-porrrompón-pom-pom...

Makiavelo dijo...

Con el paso del tiempo uno se acostumbra a los nazarenos. Si es verdad que al principio imponen, comprendo a Adela.

Besos.