5 de agosto de 2010

EL PARAGUAS

***
***

***
***
Meditabundo andaba. Sus zapatos raídos no recordaban el color original. Un abrigo de grueso paño recogía cada gota que pasaba por los zurcidos de aquellas manos generosas. El viento, fuerte para la estación, movía en ráfagas unos pantalones que dejaban al descubierto tobillos macerados por falta de calcetines.
El ala del sombrero cobijaba cabellos y cara, sin preferencias, según se le inclinara.

Le dolía pensar. Siempre le había dolido.
***
Sería por eso que aplazaba pensamientos y hechuras para más adelante.
***
Sería por eso, que cuando el sol calentó, por fin, su ropa, buscó un paraguas para cobijarse.

***
***
Cuadro de
Daniel Bonino

***
***

27 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

A veces ni hay un paraguas a manos.
Besos.

Ana, princesa del guisante dijo...

Qué curiosa la relación entre tu entrada y la mía...
Besos

Ñoco Le Bolo dijo...


No andaba muy desencaminado. El exceso de luz necesita de la sombra para poner a cubierto las ideas, que florecen mejor al amparo de algunas inclemencias.

bsgns + bfds

CR LMA
________________________________

Manolo dijo...

Si el pensar duele no habrá ningún paraguas que proteja del dolor.
Besos

Urbanodan dijo...

Muy hermoso tu relato, me encantó verlo junto a mi obra, has elegido muy bien la relación gráfica y plástica.
Hay mucho para ver y leer en tu blog, que es lo que haré.
Muchas felicitaciones.

Daniel

Merce dijo...

No es bueno que duela pensar...

Gracias por tu visita, de un modo silencioso (alguna vez he pasado por aqui) conocia algunas de tus letras, tus magnificas letras :)

Saludiños :)

Felipe dijo...

Y es que cuando la desdicha y el desconsuelo es tanto hasta el pensar debe doler.

Un pájaro herido sucumbre
Una nube triste se marchita
y un hombre agazapado en los soportales de su conciencia decide no pensar para no herirse aún más.

Saludos compañera

Jesús dijo...

Por desgracia hay muchos como el de tu historia, sin un paraguas con el que poder cobijarse.

Saludos.

Jose dijo...

Un desdichado más me siento, yo no quiero ese paraguas que me haga sentir agradecido por evitarme un remojan o una insolación.

El que busco es muy difícil siempre me dicen igual vuelva otro año por si lo quieren fabricar.

Yo quisiera tener un paraguas lleno de agujeritos, para que entrasen las letras los acentos y las comas cuando quiera preguntar esos signos no se pongan a deambular, para que yo no los pueda encontrar.
No me doy cuenta que ante tal genialidad la naturaleza y las fábricas solo contestan con cierta excentricidad haciendo paraguas solo para que la lluvia no te pueda las ideas mojar.

Leñe me habré equivocado de portal
y este no sea el que debía de opinar.

Un silencioso saludo

Marina dijo...

Pedro: A ti no te hacen falta paraguas.
Besos.

Ana: Hermoso paralelismo cielo. Que dulce escribes.
Un beso

Ñoco: Tú nunca andas desencaminado…es más, me encaminas la mayoría de las veces.
Bfsd (sea lo que quiera que sea)

Manolo: ¿Seguro que no?
Besos

Daniel: Creo que escribí mi relato para tu cuadro…aún sin haberle visto previamente.
Gracias por compartirlo en mi blog.
Un abrazo.

Merce: Sigue por aquí de cualquier modo en el que te encuentres cómoda. Me gusta saber que vienes.
Un abrazo.

Felipe: “…y un hombre agazapado en los soportales de su conciencia decide no pensar para no herirse aún más”. ¿Qué puedo añadir?
Saludos compa.

Jesús: Lo que dices es cierto… siempre podremos prestarle el nuestro.
Un abrazo.

Jose: No necesitas querer tener, ya tienes y es perfecto. Yo lo sé t tú también.
Un saludo alborotado.

LUNA dijo...

Quizás tuviera miedo de enfrentarse con la realidad...
Quizás se encontrara mejor escondido en su traje de invierno.
Quizás así nadie le preguntara porque se encondía, ni él mismo.
Pero cuando sale el sol, que todo lo alumbra, se asusta de ver y que vean la realidad...

Prefirió esconderlo bajo el paraguas...
Pobre corazón bajo la lluvia...con cabellos de agua y manos de rocío....

Muy bonito...
Besitos

Makiavelo dijo...

Qué triste, tener que andar huyendo siempre de uno mismo.

Besos.

Dr.Mikel dijo...

A veces duele pensar, a veces duele que ciertos pensamientos fluyan por nuestras mentes cuando ni los deseamos ni hemos hecho nada por acogerlos, ojala pudiesemos aplazarlos, desplazarlos y sobre todo poder elegirlos.

Anónimo dijo...

Marina, como bien sabes no suelo entender muy bien las cosas que escribes.
En esta ocasión el relato me ha parecido formalmente bello y lo he comprendido: Se refiere al tonto del pueblo , que cuando llueve se queda a la intemperie y cuando hace calor se refugia en su paraguas no? Por fin me darás un gallifante de regalo por haberte comprendido ?

Arquitrabado.

Anónimo bejariano dijo...

Ya día siete y aquí se te echa en falta.
Personalmente no vale. Hay que escribirlo y con buena letra.
¿dónde está tu comentario?
Así que la pobre Marina no puede responderte y personalmente, pues tampoco vale.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Belo quadro...belo texto...até quando?
Cumprimentos

Marina dijo...

Luna: Precioso comentario cielo…precioso y además, seguramente sea cierto.
Gracias y un beso.

Makiavelo: …huyendo bajo un paraguas
Besos.

Dr.Mikel: No podemos elegir nuestros pensamientos, por eso a veces se cuelan los que nos duelen; quizá hasta sean necesarios.
Un abrazo.

Arquitrabado: ¿Quieres un gallifante? No se, no sé…Es que no me haces los deberes. No nos ha cundido nada a tu padre y a mí el dinero que nos gastamos en tu educación.
Tú sigue intentándolo que ya llegará tu premio…o no, según te portes.
Un besín de aire fresco que sé que son los que te gustan.

Anónimo: ¡Ay dios que me he perdido! ¡Ay dios que estoy perdidita del todo! ¿A quién le debo un comentario? ¿A quién?...Pistas, pistas porfa, muchas si puede ser. ¡¡Que estoy en primariaaaaaaaaaaaa!!!!!!
Besos y cuando vuelvas más.

Fernando: …até quando? Pues voy a tener que pedirte otra pista a ti también. Esto parece un blog de adivinanzas, ¡qué divertido!
Cumprimentos y besos.

SILVIA dijo...

Por suerte para mi, cuando la lluvia amenazó con calar mis huesos, tuve a mano no uno, sino varios y buenísimos paraguas. Uno de los mejores, me lo encontré en Bejar....
Besazos!!!!

María dijo...

Un buen paragüazo te voy a dar jajaja por no avisarme pero...¿tú no me conoces? que no me entero de na, MARINAAAAA, que yo no tengo actualizadores de esos modernos jajaja. Creí que estando de jolgorrio el finde, no habrías dejado hechos tus deberes, ya veo que res mu responsable.

Pensar, le duele a este pobre y a todos, pero hay que hacerlo. Vagabundear aplazando las cosas, sobre todo los pensamientos dolorosos, no trae nunca nada bueno. Te vas calando hasta los huesos y cuando tiritando quieres calentarte, ni ese sol puede entonar tu cuerpo.

Amaga, ese sol parece que te calienta, pero el frío cuando entra a fondo, se instala en los huesos y de allí es dificilísimo arrancarlo.

pero en fin, a lo mejor el sol y los paraguas de Béjar son mágicos, que no me extrañaría...

Me encanta lo del "ala del sombrero son preferencias" muy visual, artista :-)

¿Cuando piensas contarme?
¿vagabundeasteis? :-)

A VER SI ESTA VEZ ACIERTO, CON ESTE VAGABUNDO :))

Un beso, dos, tres o una tonelada, lo que necesites

TQ Marineja

LOLI dijo...

Pues va a ser que este hombre tiene el cerebro en paro,como la mayoria de los españoles,jajajaja.

UN BESAZO MI HADA LINDA

Marina dijo...

Silvia: …Y además eras bueno comprando impermeables, que lo sé yo.
Besostes rechupeteaos…ya verás.

María: ¿Sirve de algo decirte eso de “Sorry”? y eso de “La próxima vez de aviso a bombo y platillo?
Los paraguas son mágico en todas partes, si no pregúntale a Mery Poppins (no sé si se escribe así)
Por cierto, ya te conté, espero que tengas suficiente, con fotos incluidas…si quieres más no tienes más que pedirlas.
Acertaste de pleno. Me encanta el Bosé
Me quedo la tonelada, por supuesto.
TKML

Loli: ¡Qué cosas se te ocurren! Jajajajajaaj
Besos Hermosa muher

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Lo peor es cuando somos nosotros los que no recordamos nuestro color original, de tanto “cebollear”. Y lo mejor, que aún hay una luz de esperanza, llueva o no llueva: tu luz, la que escribes (¡coño, y cómo lo escribes! –con perdón-).

Y no pienso más, que se me hacen añicos las meninges.

Un beso singing in the rain. (Doo-doo-dloo- doo- doo dloo doo- dloo- doo. Doo-doo-dloo- doo- doo dloo doo- dloo- doo ...).

mi nombre es alma dijo...

Estar siempre prevenido para que el dolor no nos alcance es agotador además de agobiante.

Marina dijo...

MSM: ¡¡Coño que me ruborizas!!
Besos bailando alrededor de una farola...¿Te vienes?

Alma: Pues pensemos aunque nos duela cielo.
Besos balsámicos.

la jardinera dijo...

Hay relatos tristes y muy tristes. Éste es de los segundos.

Besicos para ti,

Marina dijo...

Jardi: ¿Lo dejamos en sólo triste porfa?
Un beso cielo

Maruxela dijo...

Que buen rollete se respira en este blog.