9 de febrero de 2011

EL GRANO Y LAS GALLINAS



Llevaba las rodillas bien tapadas por el uniforme. Vestida de cuadros azules y granates muy oscuros, calcetines blancos, camisa blanca y cuello duro, parecía una aprendiz de monja. Sólo se vengaba con el abrigo de un rojo luminoso.

Por supuesto, era castigada, en una especie de cuarto semi oscuro del que podía salir sin dificultad. Sin clase y con toda la mañana para explorar. Le gustaba subir a clausura, donde las monjas tenían gallinas y conejos, para su sustento.

El corazón se ponía a cien, podía ser descubierta por la hermana ecónoma, que siempre andaba de un lado a otro. De pronto vio a una de las internas del colegio. Cargaba un enorme saco de pienso. Hay que subirlo al desván, le dijo. Ni una palabra más, ni una menos. Ambas cogieron el saco, a su manera, emprendiendo el ascenso.

La cuerda traidora que sujetaba el cierre iba algo floja y, entre los numerosos vaivenes de las dos muchachas, terminó de abrirse, en el momento justo en el que empujaban la puerta, desparramando todo su contenido.

El grano y las gallinas rodaron por la escalera, las unas en pos del grano y éste por su propia cuenta.

Adela y la interna salieron corriendo al refugio del cuarto oscuro, contestando con inocencia a la pregunta de la directora:

.- No sabemos nada, nosotras estamos castigadas.



43 comentarios:

sunsi dijo...

Marinilla. Si ya se ve ...La cara de pilla y revolucionaria te delata... La pregunta del millón ¿Estabas más dentro de clase o en el cuarto oscuro? ;-)))

Besos, guapa

Merche Pallarés dijo...

¡Menudo descalabro! ¿Qué pasó despues? Besotes, M.

Manolo dijo...

Qué peligro tenía esa niña.
Besos

Ana, princesa del guisante dijo...

Si me preguntan, yo diré que no vi nada... porque no lo vi.

Elvira dijo...

¡Tremenda, jajaja! Yo fui demasiado buena de niña, y así me ha ido. Me salió la rebeldía de grandeeee!

Besos

LOLI dijo...

Ecónoma es el nombre de la hermana?

LA NIÑA DE LA FOTO TIENE CARA DE HADA BUENA.
BESAZOSSSSSS ♥

Paco Cuesta dijo...

Los docentes de hoy día no tienen esas facultades concedidas, por la mínima les forman expediente.
No se cual es mejor.

Adolfo Payés dijo...

Que tiempos y que vivencias..

Después de tanto tiempo, espero poder ponerme al día con todos y todas..
Recomenzar el año con la vida en brazos es lo mas bello del amor..

Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos de siempre..

Myriam dijo...

¡Qué traviesa! se te ve en los ojos y en esa sonrisa de Mona Lisa, ya desde pequeña.

Asun dijo...

No sé yo si esa cara de buena que pones en la foto nos convence.

Me parece a mí que no te importaba mucho que te mandaran al cuarto oscuro jejejejejeje.

Besos

ñOCO Le bOLO dijo...


· En fin... una verdadera delincuente que se refugia en la cárcel para evadir sus responsabilidades.
¡Si al menos te hubieras llevado una gallina para casa! Hasta podría haberle dicho a la directora ¡Se lo juro por el Niñito Jesús que yo no he sido!

· b9b

CR & LMA
________________________________
·

María Bote dijo...

Delicioso, amiga y, tu carilla traviesa, también pura delicia. ¡Qué tiempos!

Besos. María

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola Marina, hoy no sin problemas de internet intento hacer los comentarios a los nuevos seguidores.
Tengo que decirte que tu redacción es muy buena, agradable y aunque algún lector se pierda en lo que dices , como esta menda, ya retonaremos el pulso en el umbral de la noche.
Me quedó muy dentro tus palabras cuando te hiciste mi seguidora, terminas....Va a ser que no y te miré en ese icono un poco desdibujado de lo que es realmente Marina y recé por ti, así de simple y que sea lo que Dios quiera o en su defecto lo que queramos libremente ser y hacer.
Bueno, Marina ya nos iremos conociendo por lo pronto, mañana te dedico mi post, es algo sencillo , pero que siento de veras y a qué guardarlo si podemos amar más y mejor.
Con ternura
Sor.Cecilia

Marina dijo...

Gracias Sor. me hace mucha ilusión. Mañana te veo.
Un achuchón fuerte para tí.
Bueno, mejor paso luego a verte.

NERIM dijo...

Hala!!
Si soy yo!! jejeje.
Como bien dicen algunos, la carita te delata...
He disfrutado mucho leyendo tu relato.
Un besazo,guapa!!
A la noche te llamo, ayer se me pasó.

María dijo...

¡¡¡ Mira que eras trato, MARINEJA !!!

Pero...¿¿qué pintabas tú en el cuarto ese "semi" oscuro?? ¡¡con la carita de güenísima niña que tenías!!
Y pero aún ¿¿qué pintaban las gallinas cerca del cuarto semi oscuro?? ¿a qué cole ibas ? ¿A las hermanitas del sagrado corazón de las gallinas?? jajaja

Bueno, siento el retraso, es que hoy he tenido un día de infarto...menos mal que me has avisado, porque a esta carita, sólo se le puede decir

ESTO :))



De nada... jajaja ¡¡es totalmente verdad, para mi!!


Un besito guapísima y graaaaaaaaaaaaacias.
Muaaaaaaaaaakss ¡¡feliz tarde MARINA!!

Merce dijo...

jejejeje yo me escapaba hasta la iglesia para poder hablar por el microfono del altar, me hacia iluuuuuuuuuuuu jooooooooooooo :)))

CarmenBéjar dijo...

Marinilla, seguor seguro que este relato tenía mucho de autobiográfico, no me lo irás a negar como los buenos literatos, jejeje

Oye, que no has cambiado nada, porque te he reconocido en la foto y todo, yo que soy una despistada de campeonato...

Besetes

Aldabra dijo...

La coartada perfecta. Bicos.

Abejita de la Vega dijo...

Ay, qué carita de buena, pareces estar diciendo eso de "estamos castigadas". Besos

Marina dijo...

A mí a cara de buena no me gana nadie...pero luego los hechos..uffff, los hechos jajajajajaaaja.

Jose dijo...

La cara de buena,pues puede ser verdad que no te gane nadie pero tampoco en los hechos creo que te ganen.

Saludos

Jesús Garrido dijo...

imponente ese blanco y negro de la foto

tomae dijo...

eeeeyyyy!!! yo ha esa niña la he visto!!! muas! peque más que peque!

MIMOSA dijo...

¡Un pelín traviesa! Je,je,je, y con cara de buena.
Besos

Ricard dijo...

Hola Marina.
Llego aqui por mediacion de Sor. Cecilia.
Aprobecho para felicitarte por tu maravilloso blog y dejarte mi paso por el como seguidor.
Un abrazo.
Ricard

Henar dijo...

Ay las fotos de uniforme! Yo tengo otra foto de una niña vestida de verde y corbata de cuadros. En aquella época se decía "azul con verde muerde"
Un besazo.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¡Bendita inocencia!
Excelente relato. Un beso.

La cuentera Idaluz dijo...

¡Menuda carita de traviesa!Son las anécdotas como esta las que hacen pasar buenos ratos.
Espero no pasaras mucho tiempo en el cuartito de castigo. Un abrazo.

Gema dijo...

La niña modosita de la foto eres tú no ? Uff pusiste esa cara para la foto eh, que ya sabemos que eres un poco trasto.

besos,

ADELFA MARTIN dijo...

Que hermosas son las vivencias que conservamos en el corazòn, y que han formado lo que somos hoy como adultos,muy dulce historia, aunque no este de acuerdo con el cuarto oscuro...

saludos

acróbata dijo...

Muchas gracias por regalarnos un trocito de vida...

Saludos.

Gelu dijo...

Buenos días, Marina:

Hoy eres la misma niña de la foto, expresando en voz alta, cuando quieres, lo que pensabas entonces. Por eso nos gustas. Quisiera saber qué cosa, 'tan gravísima', habrías hecho. ¡Ay, qué enormes los pecados y las faltas de los niños!.

Te pongo una canción:
Vivir sin mentiras
Abrazos.

Marina dijo...

La niña de la foto soy yo, efectivamente, y, claro está, que puse cara de buena para la foto, aunque no sé yo si lo conseguí.

Gelu la trastada mayor que hacía y por la que me castigaban continuamente era por llevar un abrigo que no era el del uniforme, ese rojo, porque el del uni era azul. Yo me lo ponía sin que se enterase nadie, para fastidiar a las monjas supongo...díscola que era ya entonces. Por lo demás me portaba bien ¡si hasta cantaba en el coro y todo!!
Besos

SILVIA dijo...

Y es que Adela siempre tuvo alma de aventurera...
Marinita ¡vaya carita de niña buena, que mona! jajajajaaaaaa!!! Un besazo!!!

Gara dijo...

Y como se te ocurriera llevar el uniforme por encima de las rodillas, ya sabes lo que pasaba, tijerazo para bajar los vueltos ...

Gracias por compartirlo.

Un abrazo

mOnTy dijo...

Sí, deberías dormir más... Nos cruzamos en casa de Sunsi..

mi nombre es alma dijo...

Sin gallinas y con parecido uniforme, podría contarte historias tan parecidas.

flower dijo...

Lo peor de todo el uniforme que llevábamos en las monjas, eran los "bombachos" que usábamos para hacer gimnasia y que nos llegaban hasta la rodilla. ¡¡Y debajo de faldas!! Y... ¿cómo podíamos hacer ejercicio?

Odiaba el uniforme, y la bata, y el ir todas iguales... Yo también cantaba en el coro.

Tengo una foto tipo la tuya... ;)

Besicos,

Marina dijo...

Jajajaajjaaj que bueno, todas iguales y uniformadas...¡¡¡qué buenas son las hermanas.....que buenas son que nos llevan de excursión.

Besos a todas las uniformadas y a las no tb.

madison dijo...

Marina, he disfrutado de lo lindo leyendo a la vez que te imaginaba en plena faena.
Pues tenías cara de buenecilla y todo!!!
Un beso

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Y sigo leyendo...

Darwin Bruno dijo...

Un Blog muy interesante. Muy entretenido. Me agrado' mucho. volvere' a visitarte con el permiso tuyo.Muchas bendiciones para ti y saludo fraterno.Me gusta este tipo de lectura.