22 de agosto de 2012

Cierra los ojos e imagínate un bosque. Me dijo






El Camino no era demasiado ancho, aunque era cómodo dejar que las pisadas de tus botas de invierno levantara ese polvillo de guijarros.

A la izquierda, un bosque de pinos, altos, rascadores de estrellas. Las ramas intermedias chocaban sus agujas como si de hacer punto se tratara, o quizá, de coser una tela rasgada.

En el suelo, en esa tierra casi desértica que  dibujan abetos y pinos, decenas de piñas abiertas, desprovistas ya de su fruto, esperaban a los recogedores de mechas para las chimeneas, de todos es sabido que una buena piña piñonera consigue encender un tronco sin mucho miramiento.

A la derecha una tala furtiva y desorientada, dejaba ver a lo lejos, muy a lo lejos, una presa. El agua hacía reflejos con el sol, o ¿era el sol con el agua? Seguramente, las ondas en el agua, serían de la gran campana del pueblo allí dormido.

Ella paseaba tranquila, despacio, al ritmo de sus botas de invierno.

  • ¿Qué piensas encontrar al final del camino? Le preguntó su propio pensamiento.

  • ¿Por qué voy a llegar al final del camino? Soy en este momento y cuando deje de ser, daré la vuelta y regresaré a mi casa.




Con un guiño para Guillermo Alfara que puso las palabras en mi cabeza
y para Juan Santos que me envió la imagen que buscaba.


29 comentarios:

ñOCO Le bOLO dijo...


· Perfecto recorrido. Y tampoco importa mucho lo que pueda pasar cuando dejes de ser.
Debiera haber un pie de foto de ese bonito paisaje que, posiblemente, sea del Pirineo Central.

· 9b9

CR· & ·LMA
________________________________
·

Marina dijo...

ÑOCO. Tienes razón... las cosas importan en se justa medida, y si vuelves a casa es que todo está bien.

Le preguntaré a Juan, pero creo recordar que me dijo que serían del Pirineo.

B9B

Miguel Bueno Jimenez dijo...

Estuve recorriendo el mismo camino y aunque no era ancho, tampoco llegué al final. No importa, lo importante es caminar.

Expresiones
Piedra

Elvira dijo...

He paseado contigo, Marina. Me ha gustado mucho. Besos

ana dijo...

Se hace camino al andar. El camino de la vida es como dar vueltas y más vueltas y nunca llegamos a niguna parte.

Un saludo

El tejón dijo...

Precioso, que bien se complementan la imagen con las palabras.
Un saludo.

Marina dijo...

MIGUEL BUENO. Caminar de cualquier forma…y si caminas con alguien, charlando, el camino es lo mejor de lo mejor. El llegar es lo de menos.
Un abrazo.

ELVIRA. Un gusto pasear contigo, con ese aroma a flores que siempre te acompaña.
Besos guapa.

ANA. Y cuando llegamos a alguna parta, a veces, no sabemos qué hacer con lo encontrado.
Un besito.

TEJÓN. Que gusto verte por aquí. Te cuento un secreto. Me encontré con mi amigo Juan y le conté por encima, el texto que me rondaba por la cabeza y él, generoso siempre, me envió cuatro fotografías preciosas, el problema ha sido elegir una.
Un abrazo.

Jose dijo...

Ocurre muchas veces cuando caminas.Un ejemplo por Guadarrama escuchando esa música que se aconmpasa con las piedras arrastradas por el agua del río que no sabe parar,se rompe el ritmo cuando escuchas el canto de un pájaro que no lo logras ver,y te hace pensar así es la vida la vives pero no logras ver que te deparará.

Saludos a Marina con brisas marinas.

María dijo...

Encontrar la paz en cada paso, la seguridad, la firmeza, el instante disfrutado, el momento, el presente, el hoy ¿qué más dá lo que haya después?

Me has dado la mano y he ido contigo dando un paseo.


Muacksssss guapísima.

Marrubi dijo...

Ese caminar tranquilo de unas botas de invierno parece como si ya supiera cual es la sensación de correr descalza en primavera y pasear con chanclas en verano.

Parece un paso, digamos más maduro, que sabe que lo verdaderamente importante es caminar.. "ser" y "sentir" en ese camino, valorar y disfrutar cada paso sin pensar solamente en si se llega o se encuentra algo al final del camino.

Me encanta esta entrada y la foto que la acompaña......muchísimo.

Un beso.

Marina dijo...

JOSE: Parece inevitable comparar el camino con la vida y quizá así sea. Pero disfrutaremos de las vistas todo lo que podamos.
Besos amigos para un amigo.

MARÍA. Ya eres la segunda que se viene conmigo...creo que esto me va a gustar mucho.
Besos princesa

MARRUBI. Ven con nosotros de paseo por mi bosque...¿Nos perdemos?
Besos mi niña.

Arturo dijo...

Marina:
Una hermosa entrada.
Somos naturaleza y cuando estamos en contacto directo con ella nos hallamos en nuestro elemento.
El recorrido de lugares nuevos siempre nos trae la satisfacción del descubrimiento de nuevas visiones, tanto del paisaje como de nuestro interior.
Los olores del bosque, el canto de los pájaros, el crujir de las ramas por el viento, nos hacen sentir el poder de la vida.
Por cuanto un paseo no es una huida, siempre retornamos a nuestro lugar de pertenencia.
Todo en tu entrada es hermoso: el texto, por su profundidad y la ilustración por su belleza intrínseca; dan ganas de salir de recorrida.
Besos.

Dulce dijo...

Yo también quiero perderme en el bosque, entre los árboles a la medianoche sin rumbo fijo, sin volver, sólo hasta donde la mirada que me ilumina el camino me encuentre.

TG.

ohma dijo...

Ha sido un pequeño pero bonito paseo.
Yo creo que, a veces, nosotros mismos marcamos el fin de un camino, y otras, nos lo marcan.
Besos.

Merche Pallarés dijo...

¡Preciosa foto y precioso paseo! Besotes corazón, M.

Marina dijo...

ARTURO. La naturaleza siempre es cómplice de nuestros sentidos. Si la cuidásemos mejor, más nos regalaría, pero los humanos somos seres imperfectos y, a veces, bastante estúpidos. Gracias por tus palabras.
Besín.

DULCE. Creo que además de fundar el Club del Chocolate, fundaré el Club de Amigos del Paseo por el Bosque…a mi me encantaría perderme en el bosque, pero no sola, nunca sola.
Besos. TB

OHMA. No dejemos que nadie nos marque nada. El que quiera que venga a pasear nuestro camino y que nos invite al suyo…pero sin marcar.
Quiero decirte tb aquí en mi blog, que me gustan tus escritos, tus palabras y sus formas.
Beso guapa.

MERCHE. Hola corazón, este año no nos vemos, ¡Lastimita! El verano que viene que no nos pase.
Besos con sombrilla.

María dijo...

Caminar por un lugar como el que describes mi querida MARINA, con o sin camino, con o sin piñas piñoneras e incluso sin presa al fondo con tañidos de campana de pueblo fantasma que un días cubrieron las aguas, no es para nada más que para disfrutar del paisaje, para dejar que tu mirada se pierda entres las maravillas con las que te va sorprendiendo el recorrido y respirar aire, respirar muuuucho aire sabiendo que con un poco de surte, hasta puede que te pierdas y no debas llegar, ni regresar a ninguna parte:-)

Mil besos preciosa, mil besos con fragancia de bosque en el que un día me voy a perder ¿te vienes por favor? :-)



¿La cena fue rica? ¿sí? ... si nos perdemos en un bosque ¿tu sabes hacer fuego? porque yo... ¡¡no!!:-)


Muaaaaaaaaaaaaaaaaaakss inmeeeeeeeenso

Marina dijo...

MARÍA. Mi querida Lianta. Yo sé hacer fuego, sé abrir piñas, sé recoger castañas abriendo los erizos, porque tb conozco bosques precisos de castaños, se cogerte de la mano y caminar contigo. Nos perderemos en el bosque y dejaremos que el ñOCO le bOLO ns encuentre...

Cierra los ojos y encendamos un fuego alimentado por las piñas de cuyos frutos nos alimentaremos.

Besos tiernos María, mi María.

Aldabra dijo...

¡¡que bien expresado!!

biquiños,

Esmeralda dijo...

Por caminos o sendas, camino y camino, con la mirada puesta en ese océano polvoriento cada día me digo si mañana volveré, si llegaré a ver ese final ... mientras la casa me espere...
Un bonito lugar para perderse muy bien acompañado por tus palabras.

Un fuerte abrazo
Pasad un buen finde. Me consta que así será.

Marina dijo...

ALDABRA. Gracias sirenita, algún día tendrás que llevarme de paseo por las profundidades del mar...
Besos

ESMERALDA. Será un bonito finde y tendremos un cariñoso recuerdo para ti.
Besos Bichito

tomae dijo...

...me encantan esos paseos a ninguna parte Marina, lo mejor de la media-vuelta es que la haces con los mismos zapatos de invierno. Besos Marina!!!

La Iguana dijo...

Es hermoso leer y escudriñar la sensibilidad
del autor, volar con la imaginación como un par de palomas
cuyo vinculo es para siempre, porque la simbiosis se
produce cuando se confunde lo que a ti te gusta y al autor
le fascina. Gracias Marina por dejarme volar contigo y
mostrarme tu busque. besos ... no cambies nunca.

Marina dijo...

TOMAE. No hay que cambiar de zapatos si los que tienes so cómodos y te llevan sin protestar.
Un besote.

LA IGUANA. Hola Guillermo. ¿Has visto lo que sacaste de mi cabeza? Es fascinante que alguien te lleve por un bosque que conoces pero que nunca habías paseado desde el interior de tu cabeza.
¿Cambiar? No, no, ¡Qué pereza!
Besos LB

José Núñez de Cela dijo...

En el camino está -tantas veces- el propio sentido.

Recorrerlo completo puede llevar la sensación paradójica de no llegar a ninguna parte.

En cualquier caso, que el camino sea tan bello como el que sugieres.

Marina dijo...

JOSÉ NÚÑEZ. Hoy un amigo me decía que el camino es lo más interesante, porque la meta está en uno mismo. Y yo creo que tiene razón.
Un afectuoso saludo.

PENELOPE-GELU dijo...

Buenos días, Marina:

Sabía que sus fuerzas eran limitadas, que nunca escalaría la Peña, como sus amigos montañeros, pero conseguía llegar hasta el lugar escogido; solo tenía que cerrar los ojos.
Allí, se sentaba en una piedra que siempre le esperaba, y entre los árboles que reconocía, miraba el cielo, los pájaros que lo volaban, la Sierra...
Y comenzaba el camino de regreso, llena de aire y pensamientos renovados.

Abrazos.

Marina dijo...

GELU. Bien podría ser como lo cuentas, porque el texto cada uno lo hace suyo.
Besos

Paco Cuesta dijo...

Certera pincelada visual para elaborar un cuadro narrativo