8 de agosto de 2012

Hoy era el Día






Hoy era el día. Sabía exactamente a dónde ir. En sus solitarios paseos, meditó en esa puerta muchas veces. Encontraría el sentido que perdió en su vida.
Pulsó el botón de bajada, sabiendo que no habría opción para volver a subir.



La fotografía es de ALEJANDRA ARGUMOSA.



31 comentarios:

Marina dijo...

Desde CAFÉ-ART “BAHÍA” en Logroño Me invitaron a un juego foto-literario. 9 fotógrafos enviarían sus fotografías a 9 escritores. Éstos tendrían que escribir el relato que la fotografía les inspirase, en no más de 50 palabras. Acepté más que encantada, aunque yo creo que les engañé un poquito porque yo no soy lo que se dice escritora, pero me encantó la idea.

Tengo que confesar que me pudieron los nervios, pues quería escribir algo que estuviera a la altura de los 8 restantes escritores de verdad. Hice cuatro mini-relatos y después de volver locos a amigos y conocidos, este fue el que envié.

De Todo esto hace ahora un año. Un amigo que tb participaba me ha dicho que lo puedo publicar en mi blog. Aquí lo dejo, con todo mi agradecimiento a Ana Cuaresma y a todos los que participaron en este precioso montaje.

tomae dijo...

¡ Genial Marina! ...tengo pistas de donde lleva esa puerta, en cuanto lo he visto no me he podido resistir, puedes "clickar" en el siguiente enlace:

El apartamento …

¡Un beso fuerte y feliz verano!

Marina dijo...

TOMAE. Me has dejado completamente perpleja con tu enlace. Ya me puedes mandar un correo y explicarme eso de la puerta, de dónde sacaron la foto, si Alejandra se la cedió ¿...? Jajajaja que risa, lo que son las casualidades.
Si no lo sabes, le preguntaré a Ana Cuaresma y que elle lo indague.

Un besazo.

ana dijo...

A lo hecho pecho, y a seguir la vida de otra forma. Hay que tener cuidado con algunas puertas, porque detrás no siempre hay lo que esperamos.

Un besito.

Myriam dijo...

¡¡Como se ve que estas leyendo "El lector de Julio Verne" y su viaje al centro de la tierra jajajaja!!.

Besos

Myriam dijo...

¡ayyyyyyyyyy! leo ahora que lo escribiste hace un año... Pues, te felicto, te quedó muy bueno, así que me alegro de que te lo dejaran publicar en el blog.

Besos

Marina dijo...

ANA. Cierto, algunas puertas....uy uy uy jajajajaj.
Un besito guapa.

MYRIAM. Gracias bonita. Julio Verne no puede si no inspirar cosas buenas. Espero que algún día me inspire.
Besos corazón.

Esmeralda dijo...

Esas puertas sin sentido, esos ascensores en la nada, esa indecisión de pulsar o no ...
cada día paso delante de una de estas indecisiones pero ... al final pulsé ...
Me ha encantado Marina y creo que imagen y texto son geniales.

Un fuerte abrazo con retorno

María dijo...

Definitivamente mi querida MARINA, contigo, tus amigos fotógrafos y resto de exprimidores de esta imagen más que curiosa ¡¡la imaginación al poder!!
En tu historia, tu protagonista decide, tras mucho meditar, que lo mejor que puede hacer es enterrarse ¡¡aaaaayyy, Dios!! jajaja... menos mal, que has precisado que lo habías escrito hace un año, porque si no me preocuparía. Salvo que sus ideas fueran las que probablemente saltaron al que construyó un ascensor en su jardín, para observar al detalle el crecimiento de las zanahorias de su huerta segundo a segundo :-) o quizá para hacer visitas a ratos muertos a los topos, antiguos difuntos o al mismísimo lucifer...si sigue bajando:-)
Aunque lo más razonable sea, como tu amiga que enlaza a su otra ingeniosa amiga, porque era un árabe que quería evitar especulaciones sobre la suntuosidad de su mansión y tras esta discretita entrada esconce su súper mansión... sea como sea ¡¡geniales todas!! hoy si escribieras esta entrada, espero que decidieras esconder dentro un cohete que te propulsara al cielo, donde espero hayas estado y disfrutado muchísimo, preciosa.

Mil besos cariño, bien venida y...

Por cier, que sepas que tus deseos son órdenes, acabo de ponerle a la entrada final alternativo (dedicado, qué menos:-)... espero que la Sra haya quedado servida... acabo de llegar de la playa y tengo toooodo churruscado, más reclamaciones no sé si podré atenderlas hoy... pero si las tienes, no dudes cursarlas por el correo ordinario ¿sÏ? :-)


Muaaaaaaaaaaaaaaakss inmeeenso cielo, hablamos

Marina dijo...

ESMERALDA. Hola Corazón. Es inevitable pasar cada día por puertas en las que tenemos que tomar decisiones… de eso se trata, supongo. Pulses lo que pulses seguro que acertarás.
Besos Bichito.

MARÍA. Te mandaré los cuatro textos que hice, incluso en uno de ellos el protagonista era Dios… el mismísimo Dios jajajajaja, igual hago cuatro entradas con los textos…oye, es una idea jajajaaja.

¿Has hecho un final alternativo? Me muero de la risa, ahorita mismo salgo pitando a verlo. Si es que me tienes taaaaaaaaaaan mimada, que claro, nadie más puede competir.

Ya me pensaré más peticiones...

Besitos amore.

Jose dijo...

Esa es la puerta de la felicidad para algo yo he sido el herrero, y se muy bien de lo que hablo,lo peor es que la llave le tango yo y ya veré a quien se la doy.

Saludos con brisas marinas

Marina dijo...

JOSE. ¿Con que eras tú el de las llaves? Deja que te pille malandrín, que nos tienes aquí a todos encerrados, sin poder salir...
Jajajajajajaaja

Un besazo marinero.

Dulce dijo...

"En sus solitarios paseos, meditó en esa puerta muchas veces. Encontraría el sentido que perdió en su vida."

Besos dulces. TG.

Lao dijo...

Muy bueno Marina!! Me animo a ingresar por esa mágica puerta. Muchos saludos!!

Marina dijo...

DULCE. Bonitas palabras...¿de qué me suenan?

Un abrazo.

LAO. Si entras por la puerta, deja fuera un trozo de cuerda atado a tu cintura...para que podamos tirar de ella y rescatarte. No tiene botones de regreso ese ascensor.

Un saludo veraniego.

Marrubi dijo...

Por lo visto yo llego un día tarde, pero he llegado.

No diré mucho que luego se estropea y te ha quedado una entrada muy bonita.

Me gusta ese relato.

Un beso.

Arturo dijo...

Marina:
Has publicado una entrada intrigante.
No parece muy acertado buscar soluciones bajo tierra, aunque -por desgracia- hay mucha gente que elige tal destino. Doy fe de ello.
Es raro que abordes esta temática; sin embargo, te ha salido muy bien.
Te envío un gran abrazo.

ohma dijo...

A mi esta breve entrada me suena a esas decisiones tan importantes y tan meditadas que se toman y que sabemos que ya no habrá vuelta.
Un post muy inteligente.
Saludos.

José Núñez de Cela dijo...

Poner puertas al campo... al final tiene sentido.

Marina dijo...

MARRUBI. ¿Quién Llega tarde? Yo siempre estoy aquí pare recibirte bonita. Ven cuando quieras, sin tiempo, sin prisa, a soñar y a verme. Y por supuesto di lo que quieras, tus palabras jamás estropearán las mías…más bien al contrario, seguro que las complementan. A mi me gusta leerte esos comentarios largotes que le dejas a mi Lianta.
Besos bonita.

ARTURO. Hola Chavalote, Tengo otros tres textos para la misma fotografía, creo que al final los pondré en sucesivas entradas, para que veáis que yo no tengo instintos suicidas…que es solamente un texto. Gracias por tus palabras.
Me quedo con tu gran abrazo y te mando otro nuevecito, a estrenar.

AHMA. Cuando escribes algo, cualquier cosa, relato, poesía y lo sueltas al mundo, empieza a tener tantos sentidos como lectores. Muy bueno el tuyo.
Un abrazo.

JOSÉ NÚÑEZ. ¿Quién dijo que el campo no tiene puertas? ¡Si tiene hasta ascensor! Je je je
Un abrazo.

marengo dijo...

Hay un dicho popular que dice: la confianza mata al hombre, y es cierto, creo que hasta yo sucumbiría ante la tentación de tomar ese ascensor, qué importa a donde me lleve, posiblemente al las entrañas de la mismísima tierra, a lo desconocido, a un submundo entre lo real y lo ficticio habitado por seres fantásticos, un estilo de vida donde no existiera el dinero, el paro, las hipotecas, l@s politic@s, el sistema judicial, sanitario (porque nadie enfermaba)donde las reglas se establecían por unanimidad, por mayoría,para lo bueno y para lo malo, donde el amor fuese libre....y me quedo aquí porque se me están poniendo los dientes largos, jeje, para disipar la duda es necesario introducirse en él y bajar...porque subir a algún lugar celestial es imposible, lo digo por el techaíllo de uralita, que por cierto, yo también tengo un pero...donde está el motor y polea del ascensor?? ¡ahora que lo dice...¿y si fuese el siniestro vehículo "atrapador" (como la cabina) que lleva al mismísimo infierno?...bueno Marina, veo que la fantasía se está apoderando de mis neuronas, pero...quien sabe...original, sugerente y enigmática entrada amiga... Un chapeau de los grandes, y gracias por tu espontánea pero gratísima visita a mi blog...besos misteriosos.

Melibea dijo...

Hola encanto muy chulo tu relato y ya se sabe lo bueno si breve ...para mi 50 palabras son pocas (con lo que me gusta hablar), pero muy bueno tu relato. Muchos besos corazón. La de siempre

Marina dijo...

MARENGO. Buena Fantasía, buenas neuronas…me he reído mucho con tu comentario. Verás, es que yo no estoy muy segura de que detrás de esa puerta haya un ascensor…o sí; habría que entrar y averiguarlo…pero a mi me da miedito, uy uy uy.
Me gustó visitar tu blog.
¿Besos misteriosos? Ummm tendré que volver y averiguar.
Un abracito, misterioso tb claro je je je-

MELIBEA. Jajajajajajajajaajaja, yo me muero contigo; el nombre una pasada, la foto.ummmm la foto me la quedo . ¿Tu con 50 palabras? Tendrías para el saludo y poco más jajajajaja.
Muakkkkksssssssssss mi cielo…quiero decir mis cielos.

Abejita de la Vega dijo...

Es una casa extraña, más bien parece una caseta pintada con los colores que hubiera elegido un niño.

Pudiste con el reto literario. ¿Cómo que no eres escritora?

Besos, Marina.

peyote dijo...

Muchas gracias por sus palabras, coincido totalmente contigo los versos sólo están de paso en nuestras manos.

Algunas puertas siempre nos juntan en los pasadizos propios.
Por otro lado; soy un bloguer perdido, así que si en algún momento me refrescas la memoria de dónde nos conocíamos te que quedaré agradecido.


Saludos.

María dijo...

Marina del alma mía, has escrito con cincuenta palabras sobre lo que ves en la imagen un bonito micro-relato literario, algo muy dificil con tan pocas palabras, pero que a ti te ha quedado genial lo que has querido transmitir.

Ojala que al abrir esa puerta nos llevara a todos al lugar de esos sueños deseados.

Un beso muy grande.

MUACKSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS.

Marina dijo...

ABEJITA. Hola guapa, eres un cielo, yo no soy escritora…pero estoy en ello pasito a paso.
Besos linda.

PEYOTE. Las puertas siempre son interesantes…al menos hasta que las abres.
Por otro lado, como tú dices, yo te conozco hace bastante tiempo, entro en tu blog, leo y te veo por aquí y por allí, pero has dado un una medio bruja que revolotea y luego no recuerda el camino de vuelta…es lo que tiene no dejar miguitas de pan. Siento que no me puedas quedar agradecido.
Saluditos.

MARÍA. Mi riquísima cerecita je je je…voy y vengo de tu blog recién descubierto para inspirarme.
¡¡¡Ojo con las puertas!!!

¡Menudo beso! Pero me lo quedo enterito, no pienso repartir.

Un abrazo de oso.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

No comprendí el juego y vengo aquí, desde la entrada posterior, a reconocer que me gusta más este texto.
Quizá ninguna puerta debería tener apertura de regreso...
Besos.

Marina dijo...

PEDRO. Jajajajaj Biennnnnnnnnnnnnnn, porque a mi tb.
Besos

Paco Cuesta dijo...

Bajó a encontrar el destino, arriba no lo encontró.

Paco Cuesta dijo...

Bajó a encontrar el destino, arriba no lo encontró.