9 de febrero de 2014

Rasos y Piedra






Me recuerdo subiendo unas angostas escaleras de piedra, sin barandilla, desgastadas por tantos pies como habían soportado, en silencio, sin un leve crujido, ni un mísero murmullo.

Iba a por rasos. Trocitos de telas desechados, medio inservibles, rasgados o con un pequeño agujero, demasiado pequeños  para servir siquiera de forro de botón. Si había suerte eran de flores, con pinceladas de colores al aire de una falda o vestido de fiesta.

Un día, distraída entre telas de forro de chaqueta, jugaba  una muestra de encaje de vestido de novia. Apenas unas blondas nacaradas, puras y transparentes. La guardé como el secreto que era y bajé despacio las escaleras de piedra desgastadas que no crujían, como una cazadora furtiva con su pequeño tesoro entre las manos.


La modista buscó y rebuscó su preciada  muestra,  sin descubrir  jamás que había pasado a ser  el precio de un par de tabas y una barrita de regaliz.



La fotografía la he tomado prestada del blog "La mirada de David"




23 comentarios:

tomae dijo...

Qué vil engaño bruja! Hastavla misma modista no se imaginarìa nunca tan sorprendente final...me ha encantado!!!

Tabas? ...pues si que eran viejas esas escaleras Si

Bss!!

Marrubi dijo...

Llevo un rato sentada en el salón de tu "casa".
Subiendo y bajando esas escaleras...despacio.
Me he perdido por un instante en ese tiempo de tabas...
Me he acordado de mi abuela.

Me ha encantado, aunque eso no es novedad.
La foto es preciosa.

Un beso enorme, tremenda mujer.


Amapola Azzul dijo...

No se qué decir, tengo una cierta tendencia a enamorarme de las piedras.
Un abrazo.
Linda entrada, enhorabuena.

Bello relato. Abrazos.

Dulce dijo...

A ciertas edades, muchas cosas se vuelven tesoros que sirven para adquirir otros. Es el valor que va cambiando.

BdTG.

Dulce noche.

Marina dijo...

TOMAE.- No no, en serio, nada de engaños, tú me diste la idea, aunque tus palabras fueran por otros derroteros ;)
GraciaX que bueno es contar con un EX.

Besos sonoros de micrófono a oreja. Muakkkkkkkkssssssss

MARRUBI.- Yo nunca reconocía una “taba” hasta que mi madre no me la daba limpia y reluciente jajajajajaa. Y lo de cambiar cosas por otras, al menos en mi barrio, funcionaba como un auténtico mercadillo.
La foto es una pasada, me enamoré de ella nada más verla.

Besos mi niña.

AMAPOLA AZUL.- Ya te digo, Amapola, igual que yo, ya se lo he dicho a Marrubi.

Un abrazo.

DULCE.- Buenas noches mi parco poeta. Buscaré entre mis tesoros algo que cambiarte por tus palabras.

Buena noche para ti tb.

BdTB

cora dijo...

que bonito me has emocionado Marina,
mi madre fue sastresa hoy no los tengo a mi lado,
pero si alli cuidandome...

me han venido sus telas, cada paso siempre adelante por como era una luchadora, subiendo tus escaleras ...

las lagrimas de hoy merecieron la pena, por los recuerdos tan hermosos
que me hiciste llegar

Muchos besitos, feliz lunes por aqui un viento para volar ...

chusa dijo...

Qué preciosa anécdota Marina que me ha despertado recuerdos de infancia... Esa escalera de piedra sin barandilla y con hiedras me ha llevado hasta la aldea gallega donde nacì. Y los retazos de telas de colores hasta la caja de mi madre, modista en Madrid. Qué buen trueque hiciste...
Un abrazo enorme de lluvia veneciana, brujilla bejariana (permìteme la confianza aun sin conocernos personalmente), pero por lo que he leìdo de tu blog ya te admiro

Marina dijo...

CORA.- Espero que mis blondas, casi robadas, sirvan para endulzar tus recuerdos y enjugar tus lágrimas. Cuando los seres queridos no están a nuestro lado, nos quedan sus recuerdos y la luminosidad de sus sonrisas para sentirlos de nuevo cercanos.
Que la fuerza de tu madre te acompañe siempre corazón y que la sensibilidad de sus caricias sigan entremezclándose con tus palabras.

Besos envueltos en telas de colores primaverales (el viento por aquí tb te hace volar)

CHUSA.- Béjar está lejos de Galicia, pero creo que tienes muchas cosas en común y un sabor parecido.

Yo cosí, ya de mayor claro, una enorme colcha con retazos de telas (aquí llamados rasos) que han utilizado muchos jóvenes de mi familia cuando se iban a vivir por su cuenta por primera vez. Su calor de hogar les acompañaba. Aún la tengo.

Sin conocernos personalmente, tus palabras cariñosas ya me indican que eres alguien a quien quiero revoloteando por aquí. Instálate.

Besos Meiga gallega.

ñOCO Le bOLO dijo...


Te lo tendría que poner en francés pero... ¡eras una niña terrible!
Historia corta pero sensible, con un regreso a la inocencia perdida. Sí, perdida.
La foto de David es muy buena. Que menos que ponerle un enlace. Digo...., aunque es pronto para que te conteste..

· BSNGNS

· CR · & · LMA ·


chusa dijo...

Me encanta el encanto que despides brujilla bejariana... con tu permiso he cogido una esquinita de tu colcha de rasos que me huele a hogar, y he comprobado que es màgica como tù...

En esta hora crisàlida, te mando mil besos de lluvia desde Venecia para ti

Ana, princesa del guisante dijo...

Los pasos resonaban contra las paredes húmedas del callejón. Yo te oí caminar por allí.

Marina dijo...

ÑOCO.- Era una niña terrible, tb en español. Espero que esa niña no me haya abandonado del todo o apañada iba a estar.
Gracias por proporcionarme el enlace de la fotografía, me gustaría recordar cómo llegó a mis manos….

B9B + infinitos.

CHUSA.- Puedes coger algo más que una esquinita y taparte con ella y oler su aroma a tantas y tantas vidas y a tantas aventuras como contiene, es más, quizá podrías dejar en ella tb la tuya y compartirla con nosotros.
No puedo ponerme de seguidora en ningún blog, tango algo mal que me lo impide…a ver si lo arreglo.

En esta hora crisálida los recojo, aunque vengan de tan lejos ;)

Besos corazón.

ANA PRINCESA DEL GUISANTE.- Hola mi niña… si me oíste será que no andarías muy lejos…siempre vigilante para que nada nos dañe. Así te siento.

Besos Mi Princesa

María dijo...

Mmmmm pero mira que estoy tonta yo, que ni te había escuchado subir por estas preciosísimas escaleras ( y no por que crujiera la madera siendo de piedra, siquiera al pisar las hojas... preciosa la fotografía) ilustra genial estas letras que regresan a tu infancia bonita, cuando un pedacito de tela era un tesoro y se cambiaba en el recreo por regaliz ( jaja es que las tabas nunca las conocí...no sé lo que es:-) ¿tacañitas pequeñitas? jaja...

Tranqui por esta vez no buscaré significados raros, prometido! jaja solo disfrutaré de tus letras, sean en español, francés o checo... siempre me suenan preciosas porque sé de donde salen... tu corazón y a ese hable en el idioma que hable siempre le entiendo;-)

Por cier... ¡¡cuánto sabes de telas!! a mi me sacas de la pana, el raso y la franela y no me sé más... menos mal que te tengo a ti para instruirme en todo tipo de asuntos de esos de.. ¡¡vaya tela!! :))


Un beso inmeeenso cariño mío... da mi enhorabuena a tu otro fotógrafo, jo! pero mira que te rodean a ti fotógrafos geniales, que suertuda eres:-)


Mmuaaaaaaaaaaaaaaaaaakksss... con TQ al cubo:)

moderato_Dos_josef dijo...

Maravilla ha sido, disfrutar hoy, un día gélido y gris, de tus palabras acogedoras y llenas de calor. Maravilla ha sido encontrar en esta tarde un poco vacía este blog tan lleno de vida y sentido...

Te sigo...
Un abrazo.
José.

Myriam dijo...

A mi lo que me trajo gratos recuerdos fue esa barrita de regadiz, que en Suecia se llama lacris y gusta tanto a mis hijastros.

Besos

Esmeralda dijo...

El trueque es ideal, un trocito de tela por un regaliz. tendríamos que volver a el.
Una foto potente para tu historia.

Abrazos

María Pilar dijo...

Qué ingenio, ya apuntabas maneras y arte para las componendas no te faltaba.
Me ha gustado mucho.
Un beso Marina

María dijo...

Hola Marina, perdóname corazón que te tenga medio olvidada, aunque es cierto que cuando aterrizo a tu blog dan ganas de no salir porque me quedo enganchada jajaja.

Ayssss qué recuerdos me has traído con esos regalices tan dulces que me encantaba comer de niña y no te creas, no tan niña, que los sigo comiendo jajaja, porque no debemos dejar que pase la niñez, y de vez en cuando, es bonito encontrarnos con ella, hoy con tu entrada, así lo he hecho, recordar cuando jugaba a las tabas de colores... si es que parece que ha sido ayer y... ¡fíjate los años que han pasado!

Preciosa tu entrada, guapísima, por cierto, ya te vi el otro día en Facebook en una foto con tus hijas lo guapetonas que estáis las tres.

Un besazo.

Malo Malísimo dijo...

Escaleras mudas, soledad en la ejecución...uhh...se empieza así y se termina como Granados con cuentas en Suiza :)

Marina dijo...

MARÍA.- Verás Mery, yo en realidad utilizaba los rasos para hacer vestidos a mis muñecas… vestidos que eran mucho más cotizados que las telas jajajajajaa, así era yo, todo “sensatez”.
Me gustan las telas y me encanta coser, sin dedal, para desesperación de mi madre y de mi dedo anular que terminaba con un gran agujero que dolía bastante.
Y por último, corazón contarte que a este fotógrafo no le conozco y menos le intereso, encontré su fotografía y me enamoré de ella, le he dejado un mensaje diciéndole que aquí tenía su foto, que so no le gustaba verla aquí la quitaría… silencio, como sus escaleras 

Besos amor… donde quiera que estés-estemos.

MODERATO_DOS_JOSEF.- Cuanto me gusta poder proporcionar calorcito a través de mis textos. Gracias por sentirlo así.
Un abrazo José.

MYRIAM.- Ummmmm el regaliz, enorme devoradora de regaliz; aún lo soy, no me extraña que le guste a tus chicos. Lacris es un bonito nombre, y sabroso jejejejeje.
Besos guapa.

ESMERALDA.- La foto es maravillosa y el trueque muy muy ventajoso 
Besitos B.

MARÍA PILAR.- Yo siempre he sido una enreda y no sabes de qué calibre jajajajaja.
Besos corazón.

MARÍA AZUL.- Cuando mis alumnos cumplen años suelen llevar golosinas para todos los compañeros, pero a mí me llevan algo especial; Una caja de bombones, un fantástico bollo, pastas…pero no golosinas. En la última reunión de padres, les dije a las madres que me encantaban sus regalos, ricos ricos, pero que en realidad a mí me encantaban las golosinas jajajajja, desde entonces, hay una bolsa de golos para la profe, por supuesto, nada más Y allí nos las comemos todos juntos y nos intercambiamos las que preferimos ;) Es loque tiene rodearse de niños, que consevas algunas ventajas de la niñez.

Por cierto, no me siento abandonada.

Besos señorita linda.

MALO MALÍSIMO. ¡Y dimitir! No no no, ni por todo el regaliz del mundo jajajajajajajaja. ¡Menuda panda de maleantes! Pero ya ves, no pasa nada.
Besos en compañía de ejecución.

Abejita de la Vega dijo...

Pequeños tesoros que los niños intercambian. Antes, no sé ahora, con tanta electrónica.

Besos con sabor a regaliz

Marina dijo...

ABEJITA.- Ahora casi nadie intercambia nada...no saben lo que se pierden.

Un beso preciosa abejita ;)

mojadopapel dijo...

Marina siempre se encuentran tesoros cuando nada se tiene...solo hay que usar la imaginación.