24 de julio de 2017

En erupción




Hoy el Hamster me ha mordido en un dedo, nada alarmante, apenas me ha clavado uno de sus dientecillos.

Le interrogué con la mirada. Me susurró al oído: Es agotador ser bueno. 



7 comentarios:

Myriam dijo...

Y sí. ¡a veces hay que tomarse un descanso!

Besos, Marina

Dulce dijo...

Entiendo perfectamente a ese hámster.

BdG.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Un mordisco no significa ser malo...
Buen microrrelato, Marina.
Besos.

Ester dijo...

Debe serlo, por eso todos de vez en cuando aparcamos la bondad para tomarnos un respiro. Saltibrincos

María Pilar dijo...

¡Jajaja! Buenísimo
¡Feliz verano, Marina!

María Perlada dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que ha dicho Pedro.

Tal vez quería jugar contigo el Hamster, y quería llamar tu atención para que le hicieras caso.

Un poco parecida a mi gata jajaajaj cuando quieren que la hagan caso, la encanta ser siempre la reina de la casa.

Besos enormes, preciosa.

RECOMENZAR dijo...

Gracias por pasar ...te he conocido ....me gustas