26 de enero de 2020

El Baile





    Invitar a una Bruja al baile de máscaras, tiene sus riesgos. Pero la noche mágica del baile de Dulce, todo era armonía y color, música y sentimiento. Decidí llevar al baile a la Bruja Buena, aunque díscola y juguetona.

    Entré volando en el salón por encima de todas las cabezas. Las divinas máscaras me miraron sorprendidas y alborotadas. El anfitrión sonreía divertido y comenzó el baile.

    Los vuelos de faldas y melenas competían con el brillo de las flores de tocados y guirnaldas. Me senté en lo alto de la enorme escalinata de mármol y al guiño concertado, todo se iluminó.



3 comentarios:

Dulce dijo...

Invitarte a ti a mi Baile no supone ningún riesgo porque sé que serás buena ;) Gracias por tu participación, al filo de la noche como es costumbre, pero igualmente siempre bienvenida.

Besos dulces y Mi Gratitud.

Marina dijo...

DULCE.- Fue un baile agradable, lleno de glamour y de belleza.
Gracias a ti.

tomae dijo...

¡Bien venidos a los hijos del rock'n roll! ...pero prefiero verte la cara querida ex... bexos. :)