22 de abril de 2009

EL ASCENSOR

++++++++++
++++++++++++++
++++++++++++++



Siempre entraba en el portal despreocupada, resuelta. La llamada al ascensor era un gesto mecánico, mientras, su cabeza, podía estar en otro sitio, en otros pensamientos.

¿Qué le pasaba hoy al ascensor que no llegaba? Tardaba demasiado. Golpeó la puerta que le devolvió un estruendo metálico desagradable, estaba segura que algún vecino había cerrado mal la dichosa puerta, a menudo no encajaba bien. Nada, ¡Qué pesadez! Sería mejor empezar a subir, con un poco de suerte, le encontraría antes de llegar al séptimo.
Miraba el ascensor en cada rellano y poco a poco, casi sin darse cuenta, recordó (a fuerza de escuchar mil ruidos extraños) el cuento de su abuela Obdulia: “… ese ser maligno, al que todos temían, al que alimentaban con seres vivos para que no pululase por la ciudad sembrando el pánico… ese ser, vivía…. ¡En el hueco del ascensor!…” Ahí, en ese momento de la narración, su hermana daba un grito que hacía saltar la risa de su abuela, mientras ella se debatía entre gritar con su hermana o sonreír (sólo sonreír) con su malvada abuela.
Sacudió la cabeza y, esta vez, optó por sonreír abiertamente con el recuerdo infantil, con sus miedos ancestrales. ¡Vaya, menos mal!, sabía que alguien había dejado la puerta mal cerrada, lo sabía. Al menos sólo había subido hasta el tercero.
Los sonidos extraños continuaban de forma inquietante, lo que hizo que abriese el ascensor despacio, con cautela… eso fue lo que le salvó la vida, al menos en ese momento, porque la puerta se abrió, pero en falso, el ascensor no estaba, se había quedado parado entre dos pisos… en su lugar se abría un inmenso vacío, estremecedor, amenazante…

Suspiró aliviada mientras una risa nerviosa se apoderó de ella. Se había librado por muy poco. De pronto sintió, que una inmensa fuerza arrastraba su cuerpo sin voluntad hacia una caída vertiginosa por el hueco del ascensor; hacia el fondo, irremediablemente hacia el fondo.

Mientras ella caía y se perdía para siempre en las profundidades del aquel hueco sombrío… la maquinaria se puso en marcha y el ascensor se paró en el tercer piso… de forma inocente.
++++++
+++++
+++++
++++++++++++++++++

24 comentarios:

NERIM dijo...

Qué miedo!!
Y yo vivo e un 8º, espero que nunca se estropee el ascensor.......
Después de ésto, antes me quedoa dormir en el portal, que subir andando.

Pd: ¡qué gustazo ser la primera!
Besotessssssssssss

Donce dijo...

Claaro, éso os pasa por tener ascensorrr... aunque ahora que lo pienso, mañana me pongo un arnés y que tiren de mí "a la de tres" por el hueco de la escalera!
Pd: ¡qué gustazo ser la segunnn!
Muaccc

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Impresionante foto, no sé porque los ascensores siempre sirven para películas de terror, en verdad que a veces nuestra vida está en el hilo más delgado y se nos puede escapara.

Pues te cuento un día de estos salí a trotar con mi perro Lucas y no me fije al cruzar una calle de doble vía, iba a dar ese paso como el del ascensor y en el último segundo volví a ver a la izquierda venia un auto a toda velocidad, y si hubiera dado ese paso no estaría acá, ni Lucas ni mi persona, y eso me ha pasado dos veces, hoy soy más prudente, he tenido dos oportunidades de rectificar ese error de cruzar calles.
Saludos

Adolfo Payés dijo...

uff que situación escrita presentas.. interesante se siente el temor de vivir-lo.

un gusto disfrutar de tus escritos,

saludos fraternos con el cariño inmenso de siempre.

besos
un abrazo

David dijo...

yO VIVO EN UN PRIMERO, JAJA. bUENA SITUACIÓN. aCONGOJANTE, SÍ. sALUDOS!

carmencmbejar dijo...

Me lo he tenido que leer dos veces, porque me quedaba un sabor amargo al final, con la sensación de que me había perdido algo...
No presentes este relato como idea para un guión de cine, porque, si no, dentro de poco, disfrutaríamos en las carteleras de "Pánico en el ascensor" o "El ascensor asesino". jjaja
Y el caso es que la descripción del ascensor cacharro me suena, creo que ya sé de dónde has sacado la inspiración...jajaj
Un besazo

Marina dijo...

Nerim, de eso se trata, de dar miedo, ojalá lo haya conseguido jajajajajaja
Un beso mi niña

Cuidado Donce, los ascensores acechan a las chicas guapas.... no hace falta que sean propios...los extraños son... mucho más peligrosos....

Un beso que te sujete al suelo.

Roy, creo que tu "momento pánico" casi da para otro relato. Por cierto tienes un blog, MAGNÍFICO, recomiendo a todo el mundo que te visite, aprenderán un poco de cultura humana y política.
Un enorme abrazo de vida.

Hola Payés, tu elevas el alma y el espíritu y yo asusto los corazones... ¡Buena pareja! Es un placer tenrte conmigo.
Besos mil

David, te digo lo que a Donce...¡Cuidado chavalín! jajajajajajaj
Es broma. Un abrazo

Carmen jajajajajajjaja, me parto de risa, ¡Claro que sabes de donde he sacado la idea, ¡Vaya si lo sabes! jajajajajajaj. Si escuchas golpes en nuestro portal, ven corriendoo en mi ayuda, que el ascensor me puede fagocitarrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.
Un beso vecina guapa

Juan Carlos dijo...

Vaya Marina, nos pones en un aprieto a los que vivimos en un piso alto... Me recuerda la historia a alguien que temía por su vida y que siempre, y cuando digo siempre es siempre, comprobaba el suelo de la cabina antes de entrar.

Ya sabes... no comento todos los días pero siempre te leo.

Un abrazo.

cuarentaydosymedio dijo...

Sí Marinita, sí… Cuidado con los ascensores que se comen a las niñas buenas y bonitas como tú con los ojitos claros y el pelito rubio. ¿Será por eso que te estás volviendo malandrina, pillina, tramposilla y mentirosita?
Por cierto: me debes un baile… Y si no es de pie que sea de sentado. ¿Conoces el baile de sentado? Y volviendo con el ascensor:¿Conoces el baile de ascensor? Sí amiga, en los ascensores también se baila, pero con cuidado, no le dé al ascensor por contagiarse y empezar a bailar. Por eso cuando bailes en el ascensor avísame para no subir contigo, me voy por las escaleras…
Besos, muchos besos.

femme d chocolat dijo...

HUyuyui... qué miedo ; más vale que ahora los ascensores no se pueden abrir si no está el ascensor ahí,¿noOOOOOOOO?

socorrrrrocccooooo, ¡¡¡que alguien me saque de dudas!!!!, que yo vivo en el 9º, jajaajjaja


Esta Marina contándonos ahora historias pa´no dormir; claro!, pa que la acompañemos en la hora sonámula... pa eso lo hace...

¡¡¡si serás ...!!!!

Malamujé


^_^


Pero TE se quiere igual


UN BESOTE

Ñoco Le Bolo dijo...

Con la mirada en el umbral

A mi no has conseguido asustarme. Lo han intentado antes y por eso hemos instalado un ascensor horizontal. Subir, no sube, pero nunca no hemos caído. El ente maligno solo se limita a saludar y a hablar del tiempo.

...bsgns.

CR & LMA.
____________________________

mojadopapel dijo...

Jo, pues a mi me has puesto los pelos de punta, he vivido una experiencia así hace años con mi madre, yo tambien viví en un 9º, y cuando paso el ascensor hacia el 10º, abri la puerta (antes se podia., ahora no, menos mal)y nos encontramos ante el vacio, jamas olvidare la experiencia y tu me la has recordado, a veces eres mala brujilla.Esta noche soñaré, espero que no sea con el ascensor.Besitos resalá.

Marina dijo...

Lo sé Juan carlos, sé que vienes por aquí cuando bien te parece, espero que te sientas a gusto.
Un besito

42 y pico... ¡me encantaría bailar contigo, en el ascensor o en la copa de un pino...! como yo soy chiquinina y tú grandullón puedes cogerme en brazos y hala, la peonza jajajajajajaja.
Por cierto, gracias por lo de bonita tal y tal malandrina y tal y tal, ya te daré to a tí. Pero mentirosa? ummmmmmmmmmm no sé yo... esas prendas no me suelen adornar... aunque quien sabe....
Un beso bailón.

¡Hala!, otra que me llama malamujé, serás ardilla loca y barullona, a otra que le daré pal pelo cuando menos se lo espere.... Bueno va un beso tb, pero pequeñín.

¡Cuidado Ñoco!, el ser oculto juega al despiste y al engaño.... da igual levantado, acostado, de pie o satando sobre una pierna.... te encontrará si se lo propone.
Un besito pal miedo.

Una más llamandome mala, mjdppl, pues este es el primero, haré más, pero de más miedo y mejor escrito, que sé que en ste el final estaba un poco confuso.
Un beo resalao pa tí prenda.

carmensabes dijo...

Vaya tela con la abuela Obdulia...
Tienes dotes mujer, para asustar, yo no me río nada eh????

Genial, un gusto agridulce??
Eso me agrada también..pufff, historias para no dormir...nueva sección??

Besitos mil Marina!!!!, siempre me sorprendes!

carmensabes dijo...

Solo se me ocurre a mí venir a estas horas de la noche a visitarte, y con esa foto..
Me voy, no sé si podré dormir..
""""""""""""

Nora dijo...

Ayer tuve mi primer mal encuentro con un ascensor,... menos mal vivo en el tercero

LAGUN dijo...

Los corredores de encierros pasamos miedo, no ya en el preciso instante en el que nos enfrentamos al toro o a la manada, sino en los momentos previos al encierro. Y es por la incertidumbre, lógicamente; porque una vez que tenemos al toro ahí y lo vemos nuestra cabeza comienza a pensar de una forma razonada para enfrentarnos a todas las vicisitudes que se puedan presentar en la carrera.
Enfrentarte al toro, al miedo, a "nuestros miedos", es la única forma de vencerlos. Si te dejas llevar por el pánico al toro, al miedo, a "nuestros miedos", estás perdido.

Anónimo dijo...

Me tienes desconcertado,con los ascensores, los miedos, y los silencios.Reivindico a MP happy, ademas estamos en primavera y el paisaje bejarano en estas fechas es lujurioso.Por fa la próxima entrada en sintonía con la estación y el paisaje.

Que conste que esta me gusta,pero me da tanto miedo...

EDB

Isabel Huete dijo...

Siempre que he subido en ascensor a un piso alto he pensado qué pasaría si de pronto se rompieran los cables... Y me da la risa porque se me ocurre pensar que me agarraría a la placa del techo que cubre la luz para no espachurrarme en el golpe. Jajaja.
¡Qué inquietante tu relato! Me gusta.
Besazos.

femme d chocolat dijo...

Halaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

ya me ha racionao los besos,


y luego dice que exagero con el "apodo", jajajaja

Marina dijo...

Carmensabes, aunque suen fatal, e alega mucho haberte asustado, ¿se trataba de eso no?, por si te sirve de algo, cuando me acosté esa noche, recorrí el pasillo de mi casa, siempre a oscuras, mirando de reojo a todas partes jajajajajaj.
Besito guapa.

Nora, yo he tenido varios encuentros con scensores y en uno de ellos había un portero loco. Me lo has recordado, otro día os lo cuento.
Un fuerte abrazo.

Completamente de acuerdo Lagun, esa es la única forma de que tus miedos infantiles no te atrapen jamás.
Un beso redondo.

jajaajajaja EDB, eres mu susceptible, tu chica no puede estar siempre "divina", sería aburridísimo. Ya sabes que M.P. y yo, nos llevamos bien, pera cada una de nosotras necesita su espacio.
Te quiero.

Isabel, guapa, hemos tenido el mismo pensamiento y la misma idea, pero llegado el momento el ascensor se cae y es mejor que lo haga en un segundo porque el espachurramiento está garantizado... estoy en plan susto. No me hagas caso.... o si.
Un beso en las lámparas.

Vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaale Femmeeeeeeeeeeeeeee
MIL BESO MIL. TODOS PA TI.
¡CÓMOSABES QUE TE TENGO ENCHUFE, ARDILA!!!!!

Lola dijo...

pero murió o no murió??

Marina dijo...

Mi querida Lola, murió, claro que murió, el ser maligno la arrastro hacia el fondo del hueco del ascensor.

Algunos amigos me han pedido que cambie el final, lo voy a hacer en este momento, parece ser que se entiende mal y.... el público manda. Ya me dirás si se entiende mejor.
Un abrazo

Cris dijo...

Hola Marina,tu historia ha dado miedo lo que significa que atrapa tu manera de escribir. A partir de ahora miraré antes de entrar... y de salir del ascensor, je, buen texto! un saludete