16 de abril de 2009

FUEGOS ARTIFICIALES





Desde los tiempos en los que la memoria está conmigo, cercana a mi ladito, me susurra historias de unas luces chispeantes en el cielo, miles, multicolores, rodeadas de voces de asombro. Mi primer recuerdo es el dolor en el cuello por los largos minutos mirando por encima de todas las cabezas.
No me asustaban los estallidos, ni me preocupaba que una vara, de esas incandescentes, me tocara cerca, sólo tenía ojos para verlos, para asombrarme y para provocar ese ¡Oh! bullicioso y acompañado.

Sí, lo admito, me fascinan los fuegos artificiales, de siempre, de toda mi vida y supongo que de toda la vida de mi madre. Los puntos cambiantes de fuego contenido, las chispas que caen y que no llegan, las formas, contrastes… y el ruido, ese ruido que me molesta en cualquier otra situación (soy más bien de silencios), me hipnotizan.

Un día de no hace mucho, descubrí, así al descuido, en un blog casi olvidado, un slide (ahora sé que es algo como fotografías en movimiento, atrapadas por la magia del artista) con mis fuegos de siempre. No podía apartar la vista, me parecía increíble y, desde luego, cosa de brujos. Me puse en contacto con Ñoco le Bolo, dueño del blog y del slide, sólo para decirle lo entusiasmada que estaba con el descubrimiento. Como yo soy así, excesiva en casi todo, Ñoco, me imagino que un tanto perplejo, tuvo un hermoso impulso de generosidad y “casi” sin pedírselo me regaló el montaje para mi blog. Lo habréis visto encima de mi foto, moviendo y cambiando sus momentos, como si se tratara de pequeños suspiros de admiración…
+++
+++

19 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Precioso, has escrito tan lindo, y a final lo firmas con un gracias, excelente. BRAVO.

Saludos fraternos con mucho cariño
un abrazo inmenso
besos

Satine dijo...

Qué sería de tí sin Ñoco????, hasta le he cogido cariño de tanto que te cuida y mima

qué bello relato mi niña...un día te contaré al oido, lo que más me ha llegado de tus palabras,

muchos besis...

te quiero un montón, y a tu marió también, a Ana también, y seguro que cuando conozca a Elena la querré idem...aunque pensandolo bien...creo que ya la adoro!!!!

besissss y ma´s besisss

mojadopapel dijo...

Que chulo Marina!!, yo también le doy las gracias a Ñoco, y a ti un beso fuerte.

carmensabes dijo...

No me extraña que quedaras hipnotizada Marina...yo me quedé inmovil, sin pestañear...

Que majiño Ñoco!!

Gracias guapa, nos regalas magia siempre!!!

NERIM dijo...

Qué chulo!!
Me encanta. A mi tb me han fascinado desde siempre los fuegos artificiales y lo siguen haciendo.
Maravillosa entrada y gracias a Ñoco por prestarte su talento.
Un montón de besos.

PD:aún tienes algo pendiente....jjjj Te quiero.

LAGUN dijo...

Los naturales de mi pueblo llamamos “día de la pólvora” al del inicio de las fiestas patronales y, lógicamente, en vez de fuegos artificiales decimos “la pólvora”.

“¡Vamos a ver la pólvora!”

Recuerdo que, por esas cosas que pasan con mi afición, “el día de la pólvora” de 1995 yo estaba ingresado en un hospital de una localidad vecina a la mía. Pues bien: salí de la habitación (hacía sólo un día que los médicos me permitían levantarme) y con el soporte para el suero y los antibióticos me subí hasta el último piso del hospital para poder ver desde un pasillo acristalado “la pólvora” de mi pueblo.

¡Qué bonita fue aquel año “la pólvora” de mi pueblo!

Marina: gracias por evocarme ese recuerdo. Y perdona por haberme extendido tanto.

Ñoco Le Bolo dijo...

Con la mirada en el umbral

¡Pues que voy a decir! Para mí es un honor que sea tu blog el lugar donde hacer una proyección permanente. Si encima, va acompañada de bellas palabras, y de un gracias tan colorido... pues que estoy encantado.
Sí. Huele a pólvora.

...besos y eso.
CR & LMA.
____________________________

femme d chocolat dijo...

No me extraña que te fascinen , Marina, es lo más pareido a ver el cielo cuajadito de flores luminosas.

Yo tuve la inmensa fortuna de poder disfrutar de los fuegos de la Expo desde mi casa 8 que por la altura era casi casi como estar en el cielo con ellos) y desde luego ( sobre todo los del día 23 de Junio) confieso que es de las experiencias más bonitas que he vivido

Así que os conocisteis gracias a un fuego en el cielo? ¡Qué poético!, eso daría para una peli , chicos

UN BESOTE


impresionante el slide, las fotos Son de ÑOCO?

felicidades!!!!!!!!!!!!!!

Albä dijo...

Intentaré no dejarme a nadie en el camino y si lo hago, que me grite fuerte.
Que estos bellos fuegos artificiales te iluminen toda tu vida.
Besos.
Albä.

Marina dijo...

Creo, A. Payés que es la mejor forma de firmar. Por cierto son dos enlaces a los blogs de Ñoco, uno de ellos a “La mirada ausente” y el otro s “Cristal rasgado”, como un pequeño homenaje a quien me regaló su trabajo.
Un inmenso abrazo tb para ti.

Satine, guapa, Ñoco es un artista increíble, me gustan mucho sus blog, sus fotografías, pero sobre todo sus escritos. Manolo me mima y me regala sus fotografías, 42’50 sus palabras, Lagun me presta sus conocimientos sobre el mundo taurino cuando los necesito, tú me das tu cariño y tantas personas más que no nombro, pero que lo haré en su momento… creo que tengo suerte con tanto bloguero amigo. En realidad somos, un poco el compendio de lo que somos capaces de aprender de los demás… y te aseguro que a mi me encanta aprender.
Un beso cielo y espero tus confidencias.

Mjdppl, gracias a ti por estar ahí. Un beso cielo.

Carmensabes, la magia es de Ñoco y yo se la usurpo…..con su permiso.
Muak

Nerim, sé que te gustan los fuegos… los has visto tantas veces conmigo jajajjaajaj
Muaka tb pa ti

Lagun, no sabía eso de “la pólvora”, me gusta saber que compartimos otra afición más. Y extiéndete lo que quieras en tus comentarios, cuanto más nos cuentes, más compartes.
Un abrazote.

Ñoco. Si, huele a pólvora. Bsngns.

Femme, si, el slide es impresionante y ¡claro! Todas las fotos son de Ñoco.

Alba, la gente no grita, tú tienes que escuchar en el silencio… no lo olvides.
Un besito para mi niña favorita.

cuentosbrujos dijo...

es que ñoco es mucho ñoco, Hola Marina, cierto que posee ese poder de ensimismamiento es el mismo que poseen las llamas
siempre me quedé "embelesado" como decia mi madre mirando el fuego y las llamas
saludos brujos

carmencmbejar dijo...

Marina, qué pasada. La verdad es que me a mi me aterran los fuegos artificiales: me escondo, tapo mis oídos lo más que puedo, empapa mi espina dorsal un sudor frío y pegajoso, el corazón se acelera,...
Sin embargo, con esta entrada, entiendo un poco mas a los que disfrutais con ellos (muchas veces me pregunto por qué gustan estas luces de sonidos infernales)
Besines

Marina dijo...

Hola brujo, los fuegos son especiales y el Ñoco una pasada de artista, pero tú no te quejes, tus fotografías son impresionantes.
Un beso fotográfico.

Carmen, es cierto que son ruidosos, pero su belleza compensa con creces el molesto ruido.
Un beso silencioso para tí

cuarentaydosymedio dijo...

¡PIN PAN PUN!
Ole y ole que bueno el Ñoco que nos regala los fuegos.
¡Fiesta, ruido, colores!
¿Cuándo empieza la verbena Marina?
¿Quieres bailar conmigo?
Prometo no pisarte
Besos besazos besotes

Marina dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJAJAA. Qué bobo eres. La verbena empieza cuando tú entres en el baile, por supuesto, pero eso de bailarrrrrrrrrrrrrrrrrrrr NO VA A SER QUE NO. pEOR PODEMOS TOMARNOS VARIAS COPAS...O MAS

Isabel Huete dijo...

¡Cómo he disfrutado gracias a Ñoco y a ti! Es curioso porque a mí los fuegos artificiales me han empezado a gustar de mayor y lo que me da pena es haberme perdido esa maravilla siendo pequeña.
Gracias y besazos.

Marina dijo...

Gracias Isabel, lo importante es disfrutar, antes o después, da igual. Eso sí, ahora ya no te los pierdas

Un abrazo guapa

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Que hermoso y las luces atrapan nuestros sentidos al verlas centellar por todos lados. Te cuento de niño le tenía pánico a los fuegos artificiales, pensaba que me iban a quemar al caer del cielo.
Saludos

Marina dijo...

Pues a mi, Roy, ni siquiera me preocupaba eso. Recuerdo que un día, con una vara candente de uno de los fuegos, se incendió un árbol de un jardín cercano y yo me solté de la mano de mi hermana y me fui a ver el fuego, no te quiero contar el susto que se llevaron todos cuando la "niña" no aparecía. Es que yo siempre he sido muy kafkiana jajajaajaja
Un besito