3 de agosto de 2009

EN LA MEMORIA

**
**

Era sábado y eran casi las 12, comenzaba el mes de Agosto y comenzaba bien. Tenía un encuentro en la puerta del Cementerio donde la Asociación Salamanca Memoria y Justicia nos había citado para descubrir un monolito en memoria de las victimas de esta guerra incivil que todavía nos duelen.
Podría escribir, contar, decir… pero casi todo está dicho y sentido. Me quedaré con dos momentos y el resto lo guardo, atesorando cada instante, cada persona y cada palabra.

Me impresionó el presidente de la Asociación, Severiano Delgado, un chico joven, tranquilo, con voz resuelta y palabras que me gustaron especialmente. Al finalizar el acto le pedí su discurso y doblando las hojas me lo entregó sin más, casi sin saber quien era yo, casi sin pensar quien era él.
Nos habló de la justicia, de ese camino que se está siguiendo, no siempre llano, pero siempre posible. De los ayuntamientos como base de la convivencia democrática; Yo miraba a mi alcalde, serio y convencido, haciendo todo lo posible por que así sea; me sentía bien.

No es un acto de revancha, decía Severiano Delgado citando a José Álvarez Junco. No se trata de competir ni de sacarse ahora una espina clavada desde hace tiempo para hundírsela a otro. Este es un acto de homenaje hacia las victimas y, por tanto, simbólico, por encima de todo. Muertes sin culpa, injustas de gentes dignas e inocentes.

Miré a mi alrededor y vi lágrimas, gestos de asentimiento, no había soldados, ni gentes de guerra, no había frentes, ni trincheras, sólo familiares que habían perdido seres queridos y que ahora les lloraban abierta, públicamente, con dignidad.

…El objetivo principal de una reunión como esta es, precisamente, restaurar y fortalecer esa confianza entre los convecinos que una guerra civil rompió, la confianza entre ellos y la confianza de todos en las instituciones democráticas…

Bien está, cerremos heridas y reconciliemos… para eso estamos.

Casi al final del acto, cuando había llovido lo suficiente como para saber que nos daba igual mojarnos o secarnos, empaparnos al sol o secarnos a la sombra, anunciaron a Luís Felipe Comendador, para entonces su ánimo y el nuestro estaban desgastados. Grande, azul, desparramado, natural y emocionado, casi no podía con el micro, ni le sostenían del todo sus piernas, por eso se sentó, allí, en el monolito que recordaba a los caídos, a los que pretendíamos levantar en memoria y esperanza, allí se sentó un Pipe cansado y tierno.
Leyó unos versos hablados, desde dentro y hacia dentro de todos y cada uno de los que estábamos allí; versos rotos en suspiros y en profundidades... y se reencontró con su abuelo y nos reencontró...

Por la tarde un amigo me preguntó si yo también me había reencontrado con mi abuelo. Noté un leve mareo y la respuesta no llegó, sólo me atreví a compartir una leve sonrisa que a él le dijo todo sin que yo dijera nada, porque no, la respuesta era no y era larga, por eso se la escribo ahora, con serenidad y los ojos secos y sosegados.

No amigo mío, yo me senté con mi padre, le sentí cerca, detrás de mí, sujetando el paraguas que me protegía del aguacero, como siempre, como toda la vida. Me di cuenta que mis tíos, sus hermanos, estaban rodeando el monolito, con todos, con tantos, en una cadena larga y humana de sensaciones infinitas.

Parece ser y yo lo llevo a gala, que soy de la familia de mi padre. Físicamente, como mi tía Margarita (de quien no tengo el nombre) Enrique me regaló su sonrisa, que siempre llevo puesta. Roberto la alegría y su capacidad de trabajo, que me solucionan la vida muchas veces. Amador, mi querido tío, me escribía poesías, de él conservo el gusto por cantar en el coche y escribir en las madrugadas, también me dejó el carnet del partido... pero ¿sabes Amador? La política, agota el alma sólo con rozarla y yo... Antonio, mi padre, me enseñó, sin quererlo, a leer hasta el alba, esperando que su trabajo le dejara volver a casa y estar conmigo. Mi hermana y yo somos aves nocturnas, el sueño no venía antes que mi padre, sabía que no sería bien recibido. También le reconozco en mi testarudez y mi hablar efusivo.

Mi padre y sus silencios, mi padre, el interior de su alma desgranada poco a poco, sólo cuando la edad nos hizo cuerdos, algún dolor guardado y compartido. Mi padre y su presencia, su serenidad gastada, desgastada y aprendida... mi padre, que murió, como todos sus hermanos, hace tanto tiempo que ya ni la memoria se acuerda, sólo el corazón llora a solas, latiendo fuerte, cansado y dolorido.

Mañana, pasado o cuando el pensamiento me acompañe, llevaré unas flores al monolito de la Memoria Histórica, para mi abuelo, mi padre y sus hermanos, para aquellos que merecen estar en la historia y ser parte, como todos, de su memoria.
**
Las fotos son de Santi Nieto, las tomé prestadas del blog de Pipe
**
**
**

20 comentarios:

Adu dijo...

Marina, me hace ilusión ser la primera y sin embargo no sé qué decirte. Mi abuelo materno estuvo en un campo de concentración pero no lo mataron, mi abuelo paterno NPI porque esa fue siempre una historia prohibida en mi casa... Y de mi padre prefiero no hablar más porque me duele. No mataron (que yo sepa) a nadie de mi familia, tal vez sí... En cualquier caso, me uno en vuestro dolor aunque no pueda comprenderlo porque nada se comprende hasta que no se vive.
Besis fuertis.

Marina dijo...

Gracias Adu, guapa. Mi padre me educó de una forma especial que me permitió afrontar todo de una forma racional, mi abuela, directamente nunca habló. Yo soy una privilegiada porque... bueno porque sí.
Y a tí, prenda, que no te duela nada.
Un besito guapa.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cómo me hubiera gustado acompañaros...

Marina dijo...

Gracias Pedro y a nosotros también tenerte allí, te lo aseguro.
Besos

mojadopapel dijo...

A mi tambien me hubiera gustado acompañaros, pero mi puesto en el mercadillo de Candelario, permitió que otros pudieran ir, sé por sus ojos enrojecidos en lagrimas que el acto fue emocionante, y sé por estas palabras sinceras y vividas que escribes, que fué un momento único de recuerdo por los que ya no están, en el cual me uno a vosotros de todo corazón.Besazos.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

La memoria histórica es algo muy importante para nuestras naciones, sería un crimen aún mayor no tener esa memoria y recordar aquellos que con su sangre mojaron nuestras tierras.

Todo tiene su tiempo en los cielos y en la tierra y la hora de la reconciliación llega en algún momento, hay que darle gracias a Dios que el tiempo, ese mismo, que con sus horas y minutos, hace que las heridas se sanen, pero que debemos recordar siempre a los que partieron antes que nosotros, no por una muerte natural, sino en manos de algún criminal político.

A sus memorias hay que honrarlas y dejarlos descansar en paz, para que nosotros podamos reconciliarnos con el presente.
Saludos

ORGULLO CHARNEGO dijo...

Una guerra es una vergüenza para toda nuestra especie.

Provengo del bando perdedor, pero no quisiera que siguiésemos perdiendo todos; todos los partidos debefían ponerse de acuerdo para solucionar definitivamente esto que después de tanto tiempo sigue siendo un obstáculo para la convivencia tranquila.

Saludos.

SILVIA dijo...

Me has hecho llorar jodia!! Sabes? sigo echando de menos al abuelo. Aquel hombre de pelo plateado y sonrisa tierna y calmada. Aquellas mañanas en las que me sentaba frente a el, solo para ver como se afeitaba y despues, darle su frasquito de colonia. Colonia que bajamos mi hermana y yo a comprar a granel donde Herrero. Aquellas tares/noches de terraza en el Bar Sol. Y sus libros, sus maravillosos libros. Y su mal genio cuando descubria alguno fuera de su lugar. Recuerdo el desvan lleno de pajaros exoticos, cada uno en una casita que el mismo habia construido.Y la sala llena a rebosar con su especial coleccion de llaveros (alguno de ellos los sigo guardando como oro en paño). Aquellas tardes de Casino, sentada junto a el, para verle ganar al domino. Y asi podria seguir hasta aburrir. El Abuelo, Mi Abuelo. Estoy segura de que desde donde quiera que este, nos sigue cuidando.Un beso, Señor Antonio. Mil besitos, tia!!!

María dijo...

¡¡Esta vez, no hace falta que me llames!!

¡¡¡A TU LADO, SIEMPRE A TU LADO...LEJOS PERO A TU LADO MARINA!!!

Y... Al lado de los tuyos, al lado de tú cariño y el recuerdo en el que los guardas.

Ese recuerdo en el que permanecerán siempre, protegidos de todo mal dentro de tu GRAN CORAZON.

Me marcho a toda prisa,
hoy no es un buen día para mi aquí.
Demasiadas guerras en las que sin saber porqué, ni como he entrado y de las que por más que lo intento no soy capaz de salir.

Yo, sólo deseo la paz para los tuyos y la paz para todos.

mil millones de besos llenos de recuerdos y deseosos de paz y armonía.

AEREN dijo...

Hola tía Marina;
tienes un premio esperando en mi blog.
Mogollón de besos.
muackkk!!!!!!!!

;)

Isabel Huete dijo...

TE digo lo mismo que Pedro: me hubiese encantado estar con vosotros y daros un gran abrazo. A mis abuelos los mataron los republicanos y no he sentido más dolor en mi vida que ver a mi madre llorar como una cría hace tres años frente a la fosa común en la que está enterrado. Tampoco hubo razón para matarlos porque eran civiles y no estaban metidos en política, pero las putas guerras son así de inmisericordes.
Las víctimas de la barbarie no tienen color cuando la inocencia anda por medio.
¡Ojalá en todos los pueblos y ciudades de España se hiciran homenajes tan justos como el que habéis hecho en Béjar! Es un ejemplo de dignidad.
Un abrazo muy muy grande.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Es evidente que a mis antepasados directos, no los mataron, sino o estaría aquí, auuque faltó poco, porque sí estuvieron a punto de hacerlo en el campo de concentración. Pero sí les dieron el paseillo a hermanos y otros familiares. A pesar de eso y de los controles exhaustivo cada vez que pasaba Franco por mi ciudad, me educaron en el no rencor -no sé si lo consiguieron del todo-, por lo que prefiero no opinar mucho del asunto, aunque sí quiero unirme al dolor de todos los familiares que aún no han conseguido tener los restos de los suyos.

Un abrazo para todos.

cuarentaydosymedio dijo...

Cierra la brecha del alma
La cicatriz guarda el recuerdo
De la herida que sangró
Al no poder llorar su falta
Calma el corazón inquieto
Relaja ahora la mirada
Queda el pasado cumplido
El presente no es lo que era
Acompaña la memoria
De aquellos que no conocimos
Mostrando sereno el camino
Que juntos en paz recorremos


Abrazo de corazón a corazón

Satine dijo...

qué calóooo hace en Plasencia....con lo bien que estaba yo en Béjar...fumando mis cigarritos en tu maravilloso balconcito, acurrucada con una mantita...en fin...os echo mucho de menossss...os quieroooo

Marina dijo...

No sé como voy a contestaros a todos en vuestras apreciaciones sinceras y sentidas, pero voy a ello.


Mjdppl. Las cosas hay que hacerlas y alguien tiene que estar en ellas. Creo que tu labor en el mercadillo es meritoria e indispensable. Estás donde otros no podemos. Gracias.
Besos comprados y adquiridos.

Roy. La hora de la reconciliación ha llegado gracias a la posibilidad del recuerdo público. La paz no tiene precio, pero la paz entre hermanos y vecinos debería ser obligatoria, como esas asignaturas que si no las apruebas no pasas de curso. Gracias por tus apreciaciones, me interesan mucho.
Abrazos.

Orgullo charnego. Voy a copiar tus palabras literalmente: “Una guerra es una vergüenza para toda nuestra especie”. En nosotros esta exigir a los partidos políticos, que en realidad son nuestros representantes, el acuerdo necesario para vivir en paz.
Saludos agradecidos.

Silvia. Pues eso cielo, que tu abuelo, mi padre, estaría muy orgulloso de ti, como yo lo estoy. Nos vemos pronto. Un beso mi niña. (Ya me traje el premio. Gracias)
Por cierto, ¡qué bien olía siempre! ¿ verdad?

María. Hola corazón, ¿En que guerras andas tú metida? Yo no soy de guerras, pero cuando hay que ir se va, muéstrame el camino y me presento con toda la artillería pesada, de la que no mata pero convence… aunque, hija, hay mucho cafre y cafra sueltos por el mundo… es tremendo y siguen y siguen y siguen. Tendremos que ponernos las pilas los maestros y educar en el respeto y la tolerancia….
Un beso mi niña.

Hola Nerea, preciosa, el premio ya no está esperando, me lo traje inmediatamente, siendo tuyo me hacía más ilusión que siendo de tu mami je je je, pero no se lo vamos a decir …
Besos corazón.

Isabel, mi cielo, la razón nunca está del lado de los asesinos, me da igual el color o la condición… los muertos se perdieron la vida porque alguien se la arrebató. La inocencia siempre anda por medio cuando desaparece la justicia.
Me ha encantado verte aquí y en los términos que hablas… me alegra muchísimo haber conocido alguien como tú.
Hoy mis besos especiales son para ti.

Hola Juan (ahora sé como te llamas) mi padre me educó, sobre todo para que pudiera pensar, razonar y sentir por mí misma y eso no incluye rencores e intolerancia, aunque él las sufriera… será por eso que podemos hablar todos desde el sentimiento, sin más zarandajas.
Me uno a tu abrazo.

Cuarentaydosymedio. Me alegra tenerte de nuevo cerca. Siempre me haces llorar, con tus versos, y sé que no es tu intención… pero.
Me impresionó la gente, amigo mío, sus expresiones de paz, serenidad y dolor… no sabía que se podían conjugar estas cosas. Claro que había otras expresiones completamente lícitas… además llovía y además nos daba igual.
Gracias por tus versos, esta vez me los quedo para mí, porque son míos.
Un beso calmado y agradecido.

Satine, mi peke, mil besos fresquitos… vuelve cuando quieras.

María dijo...

¡¡Marineja!!

Yo no ando en guerras, ya sabes que adoro la paz y las cosas tranquilas. El problema es que ya sabes que hablo mucho y me temo que en sitios inadecuados, de manera que una "loca iluminada globosférica" se ha obsesionado conmigo, y me persigue acusándome de que la ataco y cuarenta mil cosas más que sólo existen en su mente enferma. Confío en que se olvide de mi y me deje vivir en paz, pero te aseguro que el otro día me hubiera encantado tenerte a mi lado, porque pensé que me comía viva. En fin, dentro de poco me iré de vacaciones a Cádiz y allí con los calores espero que se me olvide esta pesadilla...

Mil millones de besos cielo

P.D. Por cierto ¿hacia el 4 se Septiembre tú estarías en Bejar? te lo digo, porque es cuando regresamos y creo que pasamos cerca... ya hablaremos.

Marina dijo...

Hola María cielo, yo tb me refería a esas guerras o a otras parecidas... pero quien cojo...te acosa. Anda mándame un correo y me lo cuentas porfa.

Por cierto el 4 de septiembre estoy en Béjar obligatoriamente... pasas cerca, claro que pasarás cerca, porfa, porfa, sería genial...te voy a mandar... bueno, en un correo.

Besos je je je je

Adolfo Payés dijo...

Muy interesante tu articulo. totalmente de acuerdo con la justicia sobre esa pena tan profunda para muchos en el estado español..

Solo pido justicia para todos..

Saludos fraternos
un abrazo

Ñoco Le Bolo dijo...

… con la mirada en el umbral…

Hermoso recuerdo que no hace falta llamarle memoria histórica. Es solo memoria. Es solo justicia. Es solo dar vida a quién la perdió estúpidamente en una incivil guerra... como si las hubiera civiles.
Y son palabras para todos, vivos y muertos... abuelos, padres, hermanos, amigos... Y son solo palabras para evistar un nuevo error, un nuevo horror. Y son solo palabras duras, contundentes... pero sin rencor. Palabras necesarias.

... bsgns

CristalRasgado & LaMiradaAusente
____________________________

Marina dijo...

Querido Adolfo, gracias por tur sentimientos compartidos.
Por cierto, no me deja abrir loscomentarios en tu blog, no sé que pasa.
Un abrazo.

Bienvenido Ñoco le bolo, se te echaba de menos. Alguien me dijo que mi escrito era tierno y con la suficiente fuerza, otro alguien me dijo que era... bueno, que podía leerse a abas direcciones. Palabras necesarias, como tu dices... Gracias.
Besos con el color de la esperanza.