3 de noviembre de 2019

FÁBULA: La piel del Cordero






Había una vez un lobo que no sabía que era cordero. Esto le provocaba grandes problemas, ya que todo su empeño era medirse con animales a la altura del lobo, pero él era cordero.

Un día se encontró a un León y le retó a correr; el que llegue primero a la laguna beberá agua fresca y el otro tendrá que mirar, sin beber. El León no entendió un reto tan absurdo, todo el mundo sabe que los Leones corren más que los pobres corderos, pesados y torpones. Ese día el lobo que no sabía que era cordero, no entendió que el León ya estuviese allí saciado de  agua cuando él llegó medio asfixiado.

Otro día retó a una gacela, lista, de enormes y brillantes ojos, a escuchar los sonidos del bosque. La gacela lo miró divertida y declinó tan absurdo reto, las gacelas no pierden el tiempo con corderos.

Moraleja: si piensas que eres un lobo y ves que te tratan como a un estúpido cordero, mírate al espejo, si el reflejo es una mirada bobina y una tupida y desagradable piel…sospecha, ERES UN CORDERO.



4 comentarios:

Dulce dijo...

Solo te diré que me ha encantado ;)

BDLG

Marina dijo...

Claro, porque eres listísimo y lo has entendido ;)

BdS

alfonso dijo...

·.
Pues también me ha encantado.
Moraleja. En serio que no sabemos mirarnos al espejo. Este siempre nos devuelve la mirada de lo que creemos ver.
9B9

LMA · & · CR

Marina dijo...

Alfonso.- Gracias, un gusto verte y verte por aquí aún más.

Las fábulas son un género que siempre se entiende y que siempre nos enseña algo. No se puede ir por la vida de algo que uno no es. Pero ya sabes tú que los disfraces están para los mediocres que no aceptan su propia piel.

No es tu caso, que eres un genio de la imagen y la palabra. Te echaba de menos.

BSNGNS